10

Durante la siguiente semana casi no veo a Billy ya que los preestrenos de su obra empiezan. Los preestrenos son cuando los miembros del público pueden comprar boletos con descuento para ver una obra no terminada, mientras los actores experimentan con nuevas ideas y descubren qué funciona y, más importante, qué no funciona en la obra. Cada día los actores entran y el director les da notas sobre la función previa y ensayan nuevos cambios antes de la siguiente función esa tarde. Es un trabajo duro y Billy está fuera de casa todo el día y la mayoría de la noche. Obviamente no pensé demasiado en mi horario en Coffee Matters ya que casi no nos vemos. Aun así, siempre lo espero a que llegue a casa en las tarde para que podamos pasar un rato junto – aunque sólo sea media hora.

Las cuatro o cinco horas que paso sola en el departamento pasan lenta y dolorosamente mientras trato de encontrar pequeñas tareas que hacer para mantener ocupado a mi cerebro. Leer y cocinar siguen siendo las dos cosas que hacen que el tiempo pase rápido, además de hablar por teléfono con mamá o Molly. Cada noche horneo algo especial para que comamos cuando Billy entra por la puerta. A veces es un pastel de queso, a veces son panqués… lo que sea que se me antoje. Me encanta. El tiempo que paso mezclando, batiendo e inventado me hacen darme cuenta de cuánto extraño esta parte de mi viejo trabajo. Y el olor… ¡wow! Me encantar llenar el departamento con el olor hogareño al hornear.

Esta noche nos horneé un mini bizcocho Victoria, su favorito, que está esperando, con un glaseado perfecto, en medio de la mesa de la cocina, listo para cuando entre por la puerta.

‘¡Hola cariño! ¡Huele delicioso!’ dice desde el pasillo mientras cierra la puerta detrás de él y entra en la cocina, tomándome en sus brazos.

‘¡Gracias señor! ¿Quieres té?’ le ofrezco mientras me alejo y me alcanzo la tetera.

‘De hecho, creo que voy a tomar brandy,’ dice mientras me suelta y se acerca al gabinete de las bebidas. ‘¡Es lo único en lo que he pensado de camino a casa! Algo que me ayude a relajarme.’

‘Ok,’ digo, cortando 2 pedazos del pastel para nosotros y poniéndolos en platos.

‘¿Vas a tomar uno conmigo?’

‘No. No cuando tengo que levantarme tan temprano,’ digo, tomando los platos y recostándome a su lado en el sofá una vez que se ha servido su bebida. ‘¿Cómo estuvo esta noche?’

‘Una audiencia callada,’ dice frunciendo la nariz. ‘Me asustó porque no es a lo que estamos acostumbrados, pero enloquecieron al final, así que probablemente les encantó.’

‘Bueno, eso suena bien.’

‘Si, sólo es diferente,’ dice, metiéndose un pedazo de pastel en la boca. ‘Probablemente es mejor, la audiencia en la Noche de Prensa es notoriamente bizarra con críticos sentados en silencio y amigos y familiares saludándose, así que es bueno tener algo así antes de mañana.’

Por lo que Billy me ha dicho, la Noche de Prensa es la noche más importante en la puesta de una obra. Es la noche en que los críticos, periodistas y personas importantes de la industria ven la obra, y luego le dicen al mundo qué piensan de ella. Es conocida como la inauguración oficial de la obra por lo que tiene una gran importancia y peso.’

‘¿Cómo te sientes con eso?’

‘Estoy emocionado de tenerte ahí,’ dice con una sonrisa mientras toma una de mis manos y la aprieta.

‘¡No puedo esperar!’

‘Paul va a cuidarte cuando llegues ahí,’ me informa.

Paul es el manager de Billy, a quien aún no he conocido, pero he escuchado un poco sobre él. Las dos veces que Billy y yo aparecimos en los tabloides, Paul ha estado al teléfono con Billy para que le dé más detalles de lo que pasa y para mantener a los periodistas a raya. Por lo que puedo descifrar, Billy le debe la mayoría de su éxito a las duras negociaciones y buenos contactos de Paul- Sabiendo que es una persona tan importante en la vida de Billy me siento nerviosa de conocerlo.

‘Creo que no puede esperar a pasar un poco de tiempo contigo… ver cuál es el escándalo,’ agrega sonriendo. ‘Se sentarán juntos, lo que es bueno. Al menos no estarás sola.’

‘Genial. Será bueno conocerlo al fin.’

 

La siguiente noche aparezco en el teatro usando el vestido más glamoroso que tengo – un pequeño vestido negro con hermosas flores rojas pintadas sobre é, y termina sobre mi rodilla, mallas negras y zapatos de tacón negros – no tacones que me puedan matar, sólo algo que me dé un poco de altura, especialmente porque sé que las novias de Billy usan tacones altísimos, pero estoy muy nerviosa ya que es algo completamente nuevo. Sólo Dios sabe cómo me iría si tuviera que concentrarme  en no tropezarme con mis propios pies toda la noche. Así que he ido con algo seguro, escogiendo la comodidad y el control sobre un tobillo roto.

Camino por la pequeña alfombra roja que ha sido puesta afuera del teatro, pasando a los camarógrafos que esperan a la gente a la que vale la pena grabar. Sin Billy, la gente no tiene idea de quién soy y mi foto no vale nada, obviamente, y claro que soy “nadie”. Una idea con la que siempre he estado feliz.

Ansiedad y miedo a lo desconocido hacen que mis adentros burbujeen con aprehensión. Casualmente me seco las palmas de las manos en mi vestido, tratando de limpiar el sudor en ellas, pero siguen húmedas, negándose a secarse.

Faltan solo 20 minutos para que empiece la obra así que me paro en el vestíbulo a esperar a Paul. Mis ojos recorren la habitación, viendo a las glamorosas personas que están llegando, preguntándome quién es quién. Muchos de ellos parecen conocerse ya que se saludan efusivamente y se envían besos aéreos a dónde sea que volteo.

Empiezo a sentirme paranoica cuando un par de chicas se me quedan viendo y empiezan a susurrar entre ellas. Son más jóvenes que la mayoría de los otros y no las típicas chicas que van al teatro, así que asumo que son fans de Billy. Sintiéndome nerviosa, escondo mi cabeza en el programa de la obra. De la nada, los horribles comentarios en internet me vienen a la mente – ¿me pregunto si alguna de ellas hizo alguno de esos crueles comentarios? Mientras pienso en eso las chicas se alejan. Exhalo un suspiro de alivio.

‘¿Sophie?’ pregunta la voz de un hombre, unos minutos después. Parado frente a mí está un hombre usando un traje gris, camisa blanca y corbata color salmón, su rubio cabello peinado con gel a los lados de un modo arreglado y pulcro, sus verdes ojos me perforan. Está arreglado a la perfección y me mira con una sonrisa tensa.

‘¿Paul?’ pregunto.

Estira una mano para saludarme, lo que se siente como un saludo demasiado normal después de ver todos esos besos en la habitación desde que llegué.

‘Encantado de conocerte después de escuchar tanto sobre ti de Billy,’ dice.

‘Igualmente, Un gusto co–’

‘¿Entramos?’, pregunta, interrumpiéndome mientras me da un boleto y empieza a caminar hacia el auditorio. ‘Está a punto de comenzar, después de todo,’ agrega, medio volteándose hacia mí con otra sonrisa forzada.

Sorprendida de ser cortada tan abruptamente sigo en silencio. Quizá no pretendía hacerlo – después de todo la función está a punto de comenzar. Estoy segura de que las cordialidades llegarán después.

 

Mientras subimos las escaleras Paul se detiene y voltea a verme con otra de sus sonrisas forzadas.

‘SI fuera tú, no me tomaría muy a pecho sobre ciertos elementos de la obra,’ me advierte mientras frunce los labios. ‘Es su gran noche. No hay que arruinarla,’ agrega antes de darse la vuelta y seguir subiendo las escaleras.

Sus palabras poco alentadoras logran desatar mis, momentáneamente, olvidados sentimientos del inicio de la obra, y empiezan a molestarme de nuevo, haciéndome sentir desarreglada cuando llegamos a la puerta del camerino de Billy.

Tan pronto la puerta se abre, Billy salta emocionado hacia mí.

‘¿Qué te pareció?’ pregunta.

La sonrisa en su cara lo dice todo, no está consciente de cómo esa escena en particular podría afectarme, lo que es extraño porque esa omisión es completamente distinta al personaje sensible y preocupado que sé que es. De cualquier modo, ahora sería un mal momento para sacar el tema a discusión.

‘Estuviste excelente,’ admito porque, dejando de lado el sexo oral y su trasero, en verdad estuvo excelente.

‘¿Mejor que Jude?’ pregunta con una sonrisa en el rostro. ¿Alguna vez dejará de recordármelo?

‘Mucho mejor, ¡Honestamente, estuviste magnífico!’

‘¡Gracias cariño!’ dice, inclinándose hacia adelante para besarme.

Una pequeña tos de Paul nos recuerda su presencia y nos separamos.

‘¡Paul!’ lo saluda Billy, abrazándolo. ‘Espero que hayas cuidado a mi encantadora dama.’

‘Definitivamente,’ dice, poniendo una mano en mi hombro y actuando más amable de lo que lo ha hecho en toda la noche. ‘Tengo que decirlo, hay una gran respuesta allá afuera amigo. Todos me detuvieron para decirme que creían que estuviste brillante. Crucemos los dedos para las críticas ¿de acuerdo?’

‘Dios, ni me lo recuerdes. De hecho, el resto de los chicos estaban diciendo que prefieren no verlas, ya sabes, para que no arruinen nuestra actuación, o la afecte por alguno de los comentarios. Han conocido a gente que cambiaron por completo sus personajes después de leer las críticas, ignorando el resto. Ni siquiera quieren que las críticas entren al edificio,’ dice.

‘Suena como una buena idea,’ digo, contenta de que ha decidido ver las cosas así después de verlo tan nervioso sobre esta noche por lo que pudiera pensar la gente. Esta parece definitivamente  parece una actitud más fresca con la que tomar lo que es, definitivamente, la opinión de una persona.

‘Pero para ti, lo único importante son las críticas Billy. Es por eso que estás aquí, recuérdalo, ¡para probarte como un actor!’ dice Paul con gusto.

‘Si, pero si–’ empiezo.

‘¿Ya es hora?’ interrumpe Paul, viendo su reloj. ‘Será mejor que nos vayamos y te llevemos a la fiesta, ¡hay mucha gente que no puede esperar para hablar contigo Bill!’

Volteo a ver a Billy y lo encuentro guiñándome el ojo emocionado, obviamente inconsciente de la actitud grosera de Paul hacia mí.

 

Entrando a la fiesta, que sucede enfrente del teatro en un bar de moda, notamos que hay una fila de fotógrafos esperando afuera. Los nervios empiezan a apoderarse de mí de nuevo con la sola idea de tener que caminar por esa multitud del brazo de Billy, sabiendo que seré analizada y juzgada. Esta es la primera vez en la que salo oficialmente con él, la primera vez para la que estoy casi preparada (bueno, no tengo harina encima y estoy usando ropa decente), y quiero causar una buena impresión – hasta ahora la gente sólo ha visto dos fotos mías, no han visto o escuchado nada más de mí, así que será bueno que me saquen fotos cuando me veo bien y no soy sólo una tonta chica del té. Aunque aún encuentro la situación intimidante, estoy orgullosa de Billy, y quiero estar ahí con él en su noche especial, apoyándolo como una novia debería hacerlo.

‘Billy,’ dice Paul, deteniéndonos, ‘creo que es muy importante que esta noche te tomes estas fotos solo, adentro y afuera. Tienen que ser sobre ti y lo que has logrado. Sería tonto dejar que algo más ensombrezca eso,’ agrega, tomándose su tiempo para ver mover la mirada lentamente de Billy hacia mí, para que pueda dar a entender su punto. En otras palabras, Billy no debería tomarse fotos conmigo, porque en eso será en lo que se enfoque la prensa, distrayéndolos del propósito de la noche, que es mostrar que Billy es un buen actor. Entiendo el punto, obviamente, pero viniendo de Paul lo siento un poco grosero.

Billy se voltea hacia mí con preocupación.

‘¿Está bien?’ pregunta.

‘¡Claro!’ digo, no queriendo causar un drama en su noche especial mostrando que estoy incómoda o decepcionada de que tiene que ser así. ‘Tiene sentido,’ digo encogiéndome de hombros.

‘¿Segura?’ pregunta de nuevo, tomando mi rostro entre sus manos y acariciando mi mejilla con su pulgar.

‘Ya dijo que sí, tonto enamoradizo,’ dice Paul, mientras empuja juguetonamente a Billy mientras él aprieta mi mano, la suelta y camina para encantar a la prensa,’ dice Paul, mientras juguetonamente lo empuja hacia la fiesta. ‘¡Ve, entra ahí Bill! Sophie estará a salvo conmigo. Te veremos ahí.’

‘Ok, los veré ahí,’ dice Billy mientras aprieta mi mano, la suelta i camina para encantar a la prensa que lo espera.

Vemos a Billy posar para las cámaras y lo vemos reír cuando la gente le grita cosas sobre su alegre trasero. Paul se voltea hacia mí con otra sonrisa falsa.

‘Me alegra que entiendas Sophie. De otro modo podría ser incómodo, Verás, es diferente si tú también fueras una persona pública, es difícil superar algo así, pero bueno, aún es muy temprano para decirlo y las cosas pueden cambiar en un instante. No tiene sentido crear un alboroto por algo que podría terminar tan rápido como se formó.’

Sus palabras resuenan en mis oídos mientras las escucho, lentamente entendiéndolas.

‘Entonces, ¿no crees que duraremos?’ le pregunto, mientras bajo la mirada y juego con un hilo negro suelto de mi vestido.

‘Para nada, no dije eso,’ dice, poniendo su mano en el pecho con sorpresa, como si mi interpretación de sus palabras fuera una locura.

‘Pero eso es lo que querías decir ¿cierto?’

‘Sophie, no seas tonta,’ dice en tono insignificante, poniendo su mano sobre mi hombro de nuevo. ‘Sólo creo que deberíamos tomarnos nuestro tiempo – esto es mucho que aceptar para ti. Podría sobrepasarte, eso es todo. Hay mucho que aprender.’

Si, pienso, y la primera cosa que ya aprendí es siempre cuidarme de la gente que conozco, incluso aunque trabajen para mi pareja.

 

Billy pasa la siguiente hora dando entrevistas con la prensa sobre la obra y platicando con actores y críticos importantes en la habitación. Yo, desafortunadamente, he estado parada a lado de Paul durante ese tiempo. Aunque por suerte para mí, en vez de continuar con la conversación que inició afuera, ha decidido ignorarme completamente y continuamente ha fallado al presentarme a la gente con la que platica, haciendo que me pare a su lado mientras atraigo miradas extraños sobre sus compañeros del espectáculo. Aunque me preocupa que esté siendo tan grosero, de hecho estoy feliz de que no me incluyan porque ahora, gracias a Paul, ya no estoy de humor para platicar con extraños.

Cuando Billy finalmente se acerca a nosotros, como una hora después, trae a una mujer con él, su brazo alrededor del de él. Usa un pequeño vestido negro, que ha combinado con tacones con estampado de leopardo. Sus bronceadas, tonificadas y desnudas piernas parecen no tener fin.

‘Sophie, esta es Ruth Banks de la obra,’ dice Billy, presentándonos.

‘¡Ah!’ digo, reconociéndola como la rubia con el entusiasta talento de mover el cabello.

‘Sólo quería venir a saludar. Además, ¡oh por Dios! Lamento mucho todo el asunto del sexo oral… ¿qué tan incómodo fue?’ dice, poniendo sus manos sobre sus mejillas para aparentar vergüenza, haciendo que Billy se ría.

‘Oh…’ digo con una sonrisa, moviendo mi mano en el aire como si le quitara importancia al asunto. Claramente no me siento así sobre la situación, pero no estoy segura de cómo debería reaccionar en estas circunstancias. Preferiría que no lo mencionara – especialmente porque Billy no lo ha mencionado en lo absoluto.

‘En serio, también nos hicieron hacer eso el primer día de ensayos – hablando de conocer a alguien rápidamente. ‘¡No sabía hacia dónde mirar!’ dice entre risas.

‘Ruth, haces parecer como si hubiera movido mis partes en tu cara,’ dice Billy divertido, mientras sacude la cabeza, con un poco de molestia en la voz. ‘No te preocupes, ¡siempre he estado seguramente cubierto!’ me dice, mientras me acerca hacia él y me besa la frente.

‘Aww, ¡son tan lindos!’ dice Ruth, ‘¡Habla de ti sin parar!’

Paul, notando que Billy ha regresado (y sin duda molesto de que tenga su brazo a mi alrededor en público en su noche tan importante), mueve las manos en el aire para llamar su atención.

‘Bill, debes venir a conocer a Clarissa Hall de The Times,’ dice, haciéndole señas. ‘Se muere por escuchar sobre tu proceso de encontrar al personaje y cómo has manejado la presión.’

‘¡Seguro!’ dice Billy, dejando de abrazarme.

‘Estarás bien con Ruth por un rato, Sophie. Lo traeré de vuelta,’ dice Paul mientras apresura a Billy.

Veo a Ruth, mi niñera designada, y sonrío.

No nos conocemos.

Esto es incómodo.

‘Entonces, ¿qué haces Sophie?’ pregunta, inclinando la cabeza hacia un lado como si en verdad le interesara.

Es la pregunta que he estado temiendo, pero sabiendo que las fotos de mí en mi uniforme han estado en los periódicos y que la mayoría de las personas en el lugar probablemente las han visto, realmente no puedo mentir.

‘De hecho, no llevo mucho tiempo en Londres.’

‘Oh, cierto.’

‘Así que tengo un pequeño trabajo que me entretenga hasta que encuentre algo más permanente.’

‘¿Dónde estás por el momento?’ cuestiona.

‘¿Coffee Matters?’ No sé porque digo el nombre como si ella jamás lo hubiera escuchado antes, aunque claramente lo conoce. Veo un destello de pena y desinterés en sus ojos, pero se las ingenia para controlar su reacción.

‘Oh, qué encantador,’ dice poco convencida.

‘No realmente, pero servirá por ahora,’ sonrío, esperando que mi honestidad elimine la incomodidad entre nosotras.

‘Muchos de mis amigos pasan por lo mismo, teniendo que tomar trabajos que odian mientras tratan de hacer algo de su vida. Oh Dios,’ dice de repente, tomándome del brazo y viendo sobre mi hombro a alguien detrás de mí. ‘Un viejo amigo de la escuela de teatro acaba de entrar, tengo que ir y saludarlo. ¿Te importa?’

‘¡Para nada!’

‘Genial. Volveré en un segundo,’ sonríe, mientras literalmente corre y se arroja sobre dicho hombre con brincos de alegría.

Juego con el popote en mi vaso y veo a la gente a mi alrededor que están aprovechando el evento. Todos ríen y hablan emocionados entre ellos mientras ocasionalmente lanzan miradas de curiosidad a la chica en la esquina, que está parada sola.

Yo.

 

Más tarde esa noche, después de horas de ver a Billy recorrer la habitación con Paul a su lado, ambos nos metemos a la cama. Un pequeño rayo de luz del pasillo ilumina sutilmente la habitación, permitiéndonos ver la habitación y el uno al otro. Después de un minuto de silencio, Billy se voltea hacia mí y pasa sus dedos sobre mi cabello.

‘¿En verdad disfrutaste la obra, amor?’

‘Creo que estuviste genial, cariño…’ digo, poniendo otra sonrisa y viéndolo brevemente antes de volver a ver al techo.

‘¿Pero?’ dice lentamente.

Suspiro. Estoy muy consciente de que, o dejo pasar las cosas para no causar un problema, o puedo decir lo que pienso para que me asegure que en el futuro me informará sobre las cosas. Como preferiría no tener la sorpresa de mi vida de nuevo en una habitación abarrotada, decido ser honesta.

‘Bueno… me habría gustado que me advirtieras sobre algunos momentos.’

‘Oh…’ Deja de jugar con mi cabello y se sienta, recargado en su codo. ‘Dije que era oscura y sucia ¿no?’

‘No creo que dijeras sucia, pero de cualquier modo, simplemente habría sido agradable saber que estabas a punto de exponer tu trasero al mundo,’ explico. ‘Y que tendrías a alguien cerca de tus partes fingiendo, ya sabes…’ continuo, incapaz de verlo a los ojos.

Nos recostamos en silencio por unos momentos.

‘Sabes que Ruth nunca vio nada, ¿verdad?’ dice, acariciando mi mejilla y barbilla con su pulgar, tratando de relajarme con sus acciones como con sus palabras.

‘Claro…’

‘En serio, creo que se sentía incómoda en la conversación y solo lo dejó salir. No es fácil hacer escenas así y luego conocer a la pareja de esa persona. Honestamente, durante todos los ensayos tenía puesta mi ropa interior, no fue hasta que llegamos al teatro que tuve que quitármelos y, para ser honesto, estaba más preocupado por dejar ver mi trasero y preguntándome si la audiencia podría ver el hilo dentar entre mis nalgas – que tengo que decir que no es muy cómodo.’

‘¡Encantador!’ digo, imaginándolo, aunque claro, es bueno saber que siempre estuvo cubierto. ‘¿Cómo es que ensayas algo así? Digo, debe de afectare un poco, debe de… excitarte.’

‘Cariño, estoy actuando,’ dice de manera casual. ‘Además, incluso en los ensayos teníamos al director con nosotros y todo tipo de cosas, así que siempre estoy preocupado sobre hacer que se vea bien y pararme en el ángulo correcto y otras cosas. Es profesional y sólo es trabajo. No soy tan estúpido como para pensar que lo que pasa en el trabajo pasa en la vida real.’

‘Y aun así has salido con tus compañeras de trabajo,’ dejo salir.

‘¿Qué?’ dice, alejándose de mí como si mis palabras realmente lo hubieran golpeado.

‘Bueno, obviamente en algún punto con ellas se volvió realidad…’ digo dócilmente, inmediatamente arrepintiéndome de haber dicho algo sobre su pasado. Ni siquiera había pensado en eso, así que no tengo idea de dónde salió esa preocupación.

‘Eso es algo completamente diferente,’ dice secamente, desviando la mirada.

Nos sentamos en silencio, inseguros de cómo corregir lo dicho y borrar la negatividad entre nosotros, que nunca antes había existido.

‘Lo siento…’ empiezo.

‘No, no tienes nada de qué disculparte,’ dice volteándose hacia mí lentamente. ‘En aquel entonces estaba soltero, Soph. Todo era diferente. Pero cariño, nunca haría algo para lastimarte. ¿Debes de saber eso.’ Sus brazos me envuelven, haciéndome sentir segura de nuevo.

‘Solo fue extraño para mí ¿sabes?’ explico. ‘No estoy acostumbrada a nada de esto.’

‘Lo sé. Debí haberte dicho que iba a pasar desde un principio,’ dice con un suspiro de dolor. ‘Lo sabía.’

‘Entonces, ¿por qué no lo hiciste?’

‘Pensaba hacerlo, se lo comenté a Paul.’

‘¿Y qué te dijo que hicieras?’ pregunto.

‘Dijo que era mejor no preocuparte sin necesidad. Que te haría pensar que era peor de lo que en realidad era.’

Qué interesante que Paul haya cuestionado el hecho de que Billy hubiera elegido no decirme nada, cuando él específicamente le dijo que no me dijera.

‘Ya veo…’

‘Por cierto, ¿cómo te fue con Paul?’

‘Bien. Aunque no estoy segura de que le agrade mucho.’

‘¿En serio? Estoy seguro de que no es así. Simplemente fue una situación estresante esta noche, había que hacer relaciones con la prensa. Probablemente solo estaba preocupado. Estoy seguro de que pronto se llevarán muy bien.’

‘Quizá,’ digo, decidiendo no decirle sobre la conversación afuera y el cambiante comportamiento de Paul hacia mí. Quizá Billy tiene razón y sólo fue una noche tensa para él, su necesidad de hacer que todo saliera bien lo hizo actuar extrañamente. Quizá…

2 pensamientos en “10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s