Nuestro momento favorito del año llegó con un toque de tristeza…

Navidad siempre es una época mágica en nuestra casa – mi esposo empieza a tocar villancicos inmediatamente después de que las hogueras de la noche de Guy Fawkes se han apagado, y el arbolito aparece poco después. Nuestros familias vienen a nuestra casa – y este año esperaban con ansias llegar ya que había una pancita que acariciar y a la cual hablarle todo el día.

Aunque, tristemente, nuestros planes de Navidad no empezaron del modo en que esperábamos. En Noche Buena nuestro amado gato rojizo Marvin falleció.  Fue la cosa mas extraña, y si soy honesto aún no parece real. Estaba sentado en su lugar favorito en la salita, y simplemente parecía que estaba durmiendo pacíficamente. Marv estuvo muy enfermo el año pasado, y casi lo perdimos entonces, así que estamos muy agradecidos por haber tenido ese año y medio extra con él. No hubo señales de que se sintiera mal – estaba comiendo, jugando y nos daba besos como siempre esa mañana. Si algo pasaba, es que estaba siendo más cariñoso que de costumbre. Por ello, no creemos que sufriera.

Sé que muchas personas sobrevaloran a sus mascotas (algo que las personas sin mascotas no entienden) pero Marv realmente era especial – era único y con una personalidad asombrosamente cariñosa. Estamos muy tristes de qe nuestro pequeño amigo ya no esté con nosotros, pero estamos agradecidos de que fuera parte de nuestra familia.

Con 12 invitados que alimentar y un gran pavo en el refrigerador, Navidad llegó con su locura normal – una agradable distracción de los eventos del día anterior.

Este año fue Tom quien cocinó el gran día (ya que tengo seis meses de embarazo se me prohibió toda responsabilidad), y oh, ¡hizo un trabajo maravilloso! Se tomó la tarea muy seriamente y practicó las papás, el relleno, zanahorias, chirivías y coles de Bruselas. Todo estuvo delicioso. FUe un festín real y, como es una tradición en nuestra casa, todos tuvieron que rodar lejos de la mesa una vez que la comida terminó.

La noche pasó con nosotros comiendo chocolate (más que nada yo) y queso y vino (todos los demás), mientras veíamos Doctor Who y jugábamos Pucket (el mejor juego jamás inventado – mi hermana es la campeona) y Heads Up (ridículamente gracioso).

El Día de las Cajas fue mucho más calmado, con nosotros tomando un paseo para alementar un burro y un caballo antes de acurrucarnos a comer más chocolate.

Desafortunadamentes, después de eso mi cuerpo decidió dejar de combatir el resfriado/tos que había estado tratando de controlar – lo que significó que tuvimos que cancelar los boletos que teníamos para ver al maravilloso Tom Hiddleston en The Donmar en Coriolanus. Una pena, pero ¡no quería ser la molesta dama en la audiencia que tose y escupe todo el tiempo!

Sigo llena de moco (encantador), pero espero con ansias dar la bienvenido al 2014 – ¡sé que va a ser un año mágico para muchas personas!

¡Feliz Año Nuevo!

Con amor, Gi. Xx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s