¡¿ESE es el cuerpo que solía tener?! ¡¿Por qué me quejaba o preocupaba?!

Siempre he batallado con mi peso – ha subido y bajado durante los años como un gran yoyo rebotando en una cuerda. Siempre me he sentido muy grande y he tenido un cierto auto-odio cuando hablamos de gordura. No soy una chica delgada natural (y, Dios, lo sé), pero el embarazo ha cambiado por completo el modo en que veo mi cuerpo pre-embarazo.  He estado viendo fotos en las que, en ese momento, estaba segura de que tenía el mismo peso que un bebé elefante,pero ahora veo una chica de peso normal – vamos, incluso a veces estoy sorprendida con la figura que solía tener. Así que ahora que soy más grande de lo normal (sin necesidad de auto-odiarme, un humano está creciendo) tengo una nueva apreciación por lo que tenía…

Y si, lo que cuenta es lo de adentro – pero todos sabemos que mucho se dice sobre el peso en nuestra sociedad, así que ¿realmente es tan sorprendente que tuviera una idea tan negativa sobre mi cuerpo talla 10/12? Nos dicen que la talla cero es bonita – ¿o la talla cero es muy delgada y la talla seis es buena? Lo olvido – una semana ser delgada es la moda, y la siguiente “grande es hermoso”. Es muy confuso, y es difícilmente es una sorpresa que yo, como tantos otros, constantemente me encontrara deprimida por el tema y sientiénome inadecuada.

Lo que realmente me llegó esta semana es la noción de que la vida cambia todo el tiempo… así como nuestros cuerpos. Subiremos y bajaremos, a la moda o no, anchos o delgados – dependiendo de lo que estemos haciendo con nuestras vidas. Es algo que tenemos que aprender a aceptar y seguir la vida, en vez de castigarnos por ello. También me he dado cuenta que una parte de ello es obviamente entender cuándo es necesario un poco de ejercicio y disfrutar el sentimiento de que tu cuerpo puede con ello, en vez de sentir que te torturas con la esperanza de ser moldeada en la versión de hermosura de alguien más.

Me entristece pensar en las décadas (sí, décadas) de odio hacia mi exterior. Así que me gustaría tomarme este momento para disculparme con mi cuerpo pre-embarazo. Lamento haberte presionado tanto. Prometo darte un poco más de crédito en el futuro – ¡y mucho más amor! Soy lo que soy. Mi parte externa cambiará, es un hecho que todos tenemos que enfrentar en algún momento, pero lo que hay afuera no me define.

También esta semana…

· ¡Nuestra carreola llegó! ¡Hurra! Elegimos la Bugaboo Cameleon3 en naranja con negro. EL naranja es un color unisex, así que supusimos que era una elección segura – a Tom también le agrada el hecho de que hace que la carreola sea muy visible para otros, asegurándose de que la gente se de cuenta de la carga preciosa que llevamos y nos abrirán camino. Extrañamente, el día quela carreola llegó, estaba usando negro y naranja… Parecía que había decidido vestirme como la carreola. ¡Una extraña elección para un disfraz!

· Desciframos como usar la base ISO-Fix (suena cuando haces las cosas bien) y jugamos con nuestro asiento para carro (elegimos el Maxi-Cosi Pebble). ¡El carruaje a casa de Migaja está LISTO!

· ¡La bolsa del hospital ha sido empacada! Bueno, casi. Hay una enorme lista de cosas que necesitaremos en las primeras semanas que meteremos en la bolsa antes de irnos. Digo bolsa, me refiero a una maleta. Parece que estamos planeando quedarnos en el hospital por 15 días. ¡Ups!

· Tuve una sesión de reflexología que necesitaba mucho. Recordarán que hace unas semanas dije que mis pies y manos se habían vuelto sudorosas… bueno, mis pies se han inflamado un poco. Nada terrible, y es completamente común, pero esa un poco incómodo. Así que esta semana fui a visitar a un reflexólofo local llamado Maaike para que me consintiera. Oh, ¡fue taaaaaaaaan bueno! Al final de la sesión de una hora ¡vi mis grandes pies se habían transformado en algo bastante agradable! Estaba impresionada. No es necesario decir que he reservado otra hora para la siguiente semana y seguire consintiéndome hasta que Migaja llegue.

· ¡Asistí a una clase para amamantar! Seré honesta, estaba un poco preocupada de que me fueran a pedir que enseñara mis pechos para que los inspeccionaran y determinaran si eran capacer de hacer la tarea, pero por suerte nada de eso pasó. Sé que amamantar es un tema delicado y que ciertas madres tienen opiniones muy fuertes sobre ello – ¡¿como si las nuevas mamás necesitaran ser juzgadas en un momento cuando ya se sienten perdidas y abrumadas por el nuevo desafío que enfrentan?! Mi punto de vista en el tema es hacer lo que está bien apra ti. Tu bebé necesita una mamá feliz, no alguien que se sienta oprimida por la maternidad o por otros que rápidamente juzgan en vez de ofrecer apoyo.

· Hablando de emociones – tuve dos crisis esta semana, algo que menciono porque ahora me parecen muy cómicas (y tambien para asegurarles a cualquiera que pase por lo miso que es completamente normal). Un día me encontré llorando histéricamente sin razón (pobre Tom) y otro lloré leyendo el nuevo libro de Jojo Moyes ‘The One Plus One’… ¿Podría ser este el inicio de la explosión de hormonas queme han advertido? ¡Eek!

La semana terminó con una encantadora plática con mi hermano el viernes que vino par aun poco de amor de hermanos, y una comida familiar con los Fletcher el domingo antes de sentarnos a ver Gravedad (demonios, es increíble – ¡tan intensa!). ¡Me encanta el tiempo familiar!

Espero que todos tengan una semana fantástica – ¡no olviden que el Jueves es Día del Panqué! ¡Tengo mi bote de Nutella listo y espero el día! ¡Yumi!

Mucho amor,

Gi. Xx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s