18

‘De acuerdo, solo quiero que lo leas,’ dice Billy, un par de días después, saliendo de la habitación con el guion de El Ritmo Andante en las manos.

Lo veo con duda.

‘¿Por qué?’

‘Para que sepas qué esperar…’ dice, mordiéndose el labio.

‘¿De qué?’

Se encoge de hombros, la culpa invadiendo su rostro.

‘¿Este es tu modo de decirme que habrán algunas escenas con las que no estaré encantada?’

Billy suspira, sentándose a mi lado en el sillón.

‘Solo quiero que lo leas en contexto, si te digo que hay en él sin que lo veas, enloquecerás.’

‘Tus palabras me tranquilizan,’ digo sarcásticamente.

‘Lo siento. Solo recuerda que es un guion increíble con un excelente director, que lo grabará de un modo artístico. Será más bien elegante y menos como pornografía.’

‘¿Qué?’

‘¡Argh! ¿Ves? No soy bueno explicándolo,’ se queja, cubriendo sus ojos con las manos. ‘Solo quiero que pienses en ello más como algo mecánico que como algo con sentimientos involucrados. Solo léelo, ¿por favor?’

‘¡De acuerdo!’ digo gruñonamente, abriendo la primera página, irritaba porque Billy sigue sentado en el sillón, viéndome mientras lo leo. ‘¿Te vas a sentar a verme?’

‘Lo siento,’ dice, alejándose y parándose del sillón. ‘De hecho, Paul quería que le fuera a dejar unos papeles. Bien podría hacerlo rápido en lo que lees esto.’

‘Ok.’

‘Te amo,’ grita mientras sale por la puerta.

No tengo que leer mucho del guion para encontrar la primera escena de “amor,” de hecho, la película abre con una, y me hace querer vomitar.

ABRIL, 1971, LONDRES, INGLATERRA

INTERIORES. HABITACIÓN DE HOTEL DE STAN

La puerta del hotel se abre con un golpe, entra STAN BAR – UNA ESTRELLA DE ROCK PELIGROSAMENTE SEXY EN SUS VEINTITANTOS – con una mujer – MEGAN REACH, VEINTES – envuelta en su cintura. La carga dentro la habitación y azota la puerta detrás de ellos con prisa. El par se toma con nostalgia, explorando la boca del otro, retorciéndose con emoción.

Stan lanza a Megan en la cama, lejos de él, alentando el proceso. Toma un paquete de cigarros de la mesa, saca uno y lo enciente, tomando una bocanada profunda. El par no pierde contacto visual, como si fuera parte del juego previo. Stan se desabotona la camisa y la deja caer al suelo, revelando su tonificado cuerpo. Toma otra bocanada y mira a Megan, esperando a que haga lo mismo. Stan mira el sostén de Megan, alzando un poco las cejas, diciéndole que se lo quite. Lo hace, liberando sus pechos. Lo mira expectante, jugando con su labio por la emoción de lo que está por venir. Con una mano Stan desabrocha su cinturón y desabotona su pantalón haciendo que caigan. Sin esperar el siguiente movimiento de Megan, se baja los pantalones. Un acercamiento mientras los ojos de Megan se abren con deleite. Rápidamente se quita la falda, quedando sólo en pantaletas. Se inclina en la cama, arqueando la espalda, rogándole a Stan que se acerque a ella con los ojos. Él camina hacia el pie de la cama, toma otra bocanada y deja el cigarro, sosteniéndolo con la mano. Usando la mano libre desliza su palma en la pierna de Megan, deteniéndose ocasionalmente para tentarla, sus respiraciones se vuelven más dificultosas cuanto más arriba llega su mano. Aun manteniendo contacto visual, él baja sus pantaletas, centímetro a centímetro. Una vez que las quita, las deja en el suelo y apaga su cigarro. Stan alza una de las piernas de Megan y roza con su labio inferior el arco de su pie. Con su lengua sigue camino por su cuerpo de nuevo, ignorando el lugar que ella quiere que recorra y encuentra su cuello. Mientras succiona en su lóbulo, Megan gime con placer.

 

Aprieto la mandíbula mientras leo el resto del guion, cada roce, lamida y beso resonando en mi cerebro, dándome dolor de cabeza. Lo pongo en la mesa frente a mí, resistiendo la urgencia de aventarlo al otro lado de la habitación, y tomo el cojín a mi lado para tranquilizarme, abrazándolo fuerte.

A pesar de la presencia de escenas explícitas, puedo ver porqué Billy se sintió atraído al guion – es intenso, oscuro y electrizante. Esencialmente, sigue a una estrella de rock que alcanza la cúspide de su fama y tiene todo: todo el dinero que podría desear, fans en cada concierto, y la crítica lo ama – aunque cuando el alcohol drogas y sexo toman control de su vida, se vuelve auto-destructivo, paranoico y cada vez más violento, y termina matando a su esposa. Aunque es absuelto de los cargos, gracias al soborno del juez,  su reputación queda destruida. La incertidumbre de su futuro incrementa su adicción a las drogas, haciendo que vea el rostro de su esposa en todas partes, como si lo estuviera acechando. Es emocionante y te atrapa, lejos del drama adolescente de Halo, así que puedo entender porque es un gran proyecto en el que Billy se involucre… pero aun así, no me facilita el leerlo o aceptarlo.

No estoy segura de si estoy o no complacida de que Billy me haya dado esto para leerlo, aunque habría sido una gran sorpresa si hubiera aparecido en el set, ignorante de lo que iba a pasar, mientras lo veía acostarse con una chica mientras le quita la ropa.

Aunque la realidad es que es su trabajo ¿cierto? No importa cuán diferente sea Stan Bar del señor Darcy, sabía qué hacía cuando nos juntamos, así que no puedo empezar a reclamarle, demandando cosas. Pero la idea de él en el set, lamiendo acariciando y tocando chicas desnudas me hace sentir descorazonada – no importa cuán inocente pueda ser la grabación de esas escenas.

Leyendo el guion, tiene sentido que loa actores terminen saliendo con actores. Para aquellos ajenos a la profesión, la noción de enviar a tu pareja al trabajo cada día donde estará acariciando a alguien más es completamente barbárico. Al menos con dos actores, ambos tienen que hacer lo mismo, entendiendo lo que hacen.

Suspiro profundamente mientras las palabras de Russel Mode resuenan en mi cabeza… ‘Cada chica en la industria va a hacerle ojitos, haciendo todo lo que puedan para atraer su atención.’ Si hay un momento en que una chica esté demasiado cerca como para tentar a Billy y demandar su atención, sería cuando las tiene desnudas con su cuerpo alrededor de él, mientras el juego con su oreja.

Sé que mi reacción al guion es crucial. Si reacciono mal, exploto y enloquezco por la estupidez de hacer escenas así cuando están en una relación seria, alejaré a Billy y crearé un espacio entre nosotros. Les daré la ventaja a esas chicas porque las cosas no son perfectas en casa. Permitiéndoles colarse en las grietas y entrometerse entre nosotros. Aunque si me ponía del lado de Billy y entendía que era trabajo y nada más, aparecía en el set y era agradable con todos, haciéndome amiga con todos, no habría forma de que cruzaran esa línea. No si muestro que soy una figura en la vida de Billy, a quien él ama y respeta. ¿Cierto?

Tengo que mantenerme calmada y racional, sin importar cuánto quiera gritar, declarando todo el asunto ridículo. Después de todo, solo son ocho semanas, ¿cuán difícil puede ser?

‘Tengo que decirte algo,’ dice Billy, entrando por la puerta una hora después, bufando con angustia.

‘Ok…’

Habiendo leído el guion aún me sentía un poco rara – el hecho de que Billy viniera en tal estado por algo más no me llenaba de confianza.

‘Paul…’ dice, rascándose la cabeza mientras fruncía el rostro con angustia. ‘Mientras estaba con él supo quién sería mi co-estrella en la película.’

‘¿Y…?’

‘Es Heidi Black.’

Repito el nombre en mi cabeza un rato, sabiendo que me suena familiar, pero sin ser capaz de reconocerlo.

‘¿Heidi Black? Me suena el nombre…’ digo confundida. Es entonces cuando recuerdo. ‘Es tu ex.’

¿Si,’ dice Billy, mordiéndose el labio sintiéndose incómodo.

‘Ah…’

‘No quiero que te preocupes,’ dice, tomando mi mano y acariciándolas con sus pulgares.

‘¿Vas a estar haciendo esas escenas sexuales con tu ex?’

‘Sé que va a ser muy extraño, pero confía en mí, todo será profesional. Es, literalmente, hacerlo sólo para la cámara.’

‘Claro…’ digo, tratando de aceptar este nuevo suceso. Recuerdo cuando busqué a Billy en Google antes de nuestra primera cita y Heidi apareció con su exquisito cabello rubio y tonificado cuerpo. Ver esas fotos me hizo sentir que no valía nada. ¿Cómo podré soportarlo cuando Billy este alrededor de ella y su perfección cada día?

Tengo que jugar esto con cuidado, especialmente porque Billy ha sido honesto con todo, y no me ha dejado descubrirlo sola esta vez.

‘De cualquier modo, es más una amiga. Bueno, una amiga con la que nunca hablo. Además, está comprometida con un productor, se casarán a finales de año. No es que los dos estemos en dónde estábamos hace tiempo. Han pasado años…’ Billy se detiene y suspira. ‘Estoy diciendo tonterías.’

‘¡Así es!’

‘Lo siento mucho. No tengo idea de por qué la eligieron a ella. Durante todo el casting han estado diciendo que quieren alejarme lo más que puedan de Halo, así que esto no tiene sentido.’

‘Billy, está bien.’

‘No lo está.’

‘Si, lo está,’ digo, rodeándolo con mis brazos.

‘Te quiero allí, para que puedas que todo es profesional, que solo se trata de llegar a tu lugar y hacer que se vea bien. Es técnico, nada más.’

‘Cariño… confío en ti con todo mi corazón,’ digo sinceramente, sabiendo que lo hago, y agradeciendo que se preocupe tanto por la situación, en vez de esperar que lo entienda yo sola.

‘¡Bien! Las últimas semanas me han hecho darme cuenta cuánto te amo Sophie.. Quiero protegerte de ser herida, por el resto de mi vida. Honestamente no necesitas preocuparte de que haga esas escenas. No significan nada, así que no quiero que te preocupes.’

No puedo evitarlo, pienso, preguntándome cómo me las ingeniaré para mantenerme calmada cuando lo vea besando a Heidi Black la pantalla.

El asunto con Heidi Black me hace llamar a Molly. Es la única con la que puedo hablar del asunto. La única que sé que no me juzgará si me quejo. La necesito.

He estado tan envuelta en mi propia tormenta y miseria que egoístamente bloqueé cómo debió de haberse sentido Molly durante ese tiempo. En los más de ocho años que he conocido a Molly jamás ha pasado más de un día en que no hable con ella. Ha pasado una semana – demasiado – y sé que debí haberle hablado antes. Espero hasta que Billy sale y sé que Molly estará en casa y capaz de hablar sin oídos indiscretos. Me meto a la cama y marco su número.

Mi corazón late mientras suena el teléfono y espero a que responda.

‘¿Hola?’ contesta eventualmente, casi sin aliento.

‘Molly, soy yo.’

‘¡Oh, querida! Lo siento mucho.’

‘No tienes que sentirlo Molly. No es tu culpa.’

‘No, pero…’ dice, sin saber por dónde empezar. ‘Sally empezó una amistad con Carla. Venía conmigo y me hacía preguntas sobre ti – no quería decir nada pero tenía que corregirla. Carla dijo muchas tonterías.’

‘Molly, honestamente, no tienes que explicarme.’

‘Ni siquiera me lo dijo,’ continúa Molly. ‘Solo no apareció a trabajar el sábado, no llamó ni nada. Pasé todo el día preocupada. Y luego el domingo vi los periódicos y supe qué había tramado.’

‘Eso es horrible.’

¿Cómo pudo alguien engañar de esa manera a una mujer tan maravillosa como Molly? ¿Sally no tiene vergüenza?

‘¡Todos en la aldea están indignados!’ continúa. ‘Todos fueron tan amables con ella.’

De pronto me doy cuenta que no soy solo yo quien necesita sacar el enojo. No fui yo la única a la que dañaron.

Escucho a Molly continuar, claramente ácida por compartir su lado de la historia.

‘Un par de señoras vinieron a mí porque estaban preocupadas de las cosas que le dijeron. La señorita Brown estaba completamente sorprendida por el asunto. Pero cuando le hice algunas preguntas resultó que no había dicho nada de ti, solo dijo cosas buenas de ti. Estaba preocupada porque había admitido que le mentía a su familia sobre los pasteles que le hacemos cada que la visitan.’ A esta altura Molly se ríe histéricamente. ‘Oh, sé que no debí… como si a la nación le importara eso.’

‘Nunca sabes, “Las Mentiras de los Pasteles de la Abuela Brown” suena interesante,’ me río.

‘Oh cariño, en verdad lo siento. Sé que debió haberte afectado mucho.’

‘¿Sabes qué Molly? Así fue, pero me alegro que se sepa.’

‘¿En serio?’

‘Si. Debí haberle dicho a Billy hace meses.’

‘¡Probablemente explica un par de cosas sobre tu comportamiento ermitaño!’

‘¡Oye! Apenas te estoy perdonando,’ me rio.

‘¡Dijiste que no necesitaba ser perdonada!’

Hay ciertas personas en la vida que pueden cuestionar tu temperamento sin ofenderte. Para mí, Molly es quien puede burlarse de mis humores y salirse con la suya. Me imagino que es porque nos conocemos muy bien.

‘Siento tanto haber tardado tanto en llamarte Mol. Fue estúpido de mi parte tomarme tanto tiempo.’

‘No seas tonta.’

‘No, fue infantil de mi parte. Debí haberte llamado de inmediato.’

‘Me estás llamando ahora amor, ¡y eso es lo que importa!,’ dice. ‘¿Cómo va todo?’

‘Bien… excepto que nunca adivinarás con quién estará trabajando Billy.’

‘¿Quién?’

‘Su ex.’

‘¡Nooooo!’

‘Sip.’

‘No estás preocupada ¿o sí?’

‘¡No estoy encantada con la idea!’

‘Eso no es de sorprenderse, querida. Aunque solo es otro papel – como todos los demás.’

‘Si, Mol, pero el guion es tan… ¡explícito!’

‘¿De qué forma?’

‘Sexo. Y mucho.’

‘Oh querida.’

‘En serio, no fui capaz de leer una sola escena sin sonrojarme.’

‘¿De qué estás más preocupada? ¿Qué esté con su ex o que grabe cosas sucias como esas?’

‘Para ser honesta, ambas me aterrorizan,’ digo, mientras repaso la pregunta. ‘¿Qué tal y sus viejos sentimientos regresan? No puedo competir con ella Molly, sé que no puedo.’

‘¡Pero no tienes que hacerlo!’

‘No soporto la idea de perderlo.’

‘¿Sabes qué? Nunca pensé en la vida sin Albert. Ni una sola vez pensé “¿Cómo haré si él ya no está aquí?” Pero luego él murió y tuve que aprender a vivir así. Aun cuando Peter decidió dejarme y mudarse al otro lado del mundo, me adapté,’ dice Molly. ‘El punto es que no tiene sentido preocuparte por perder a Billy cuando aún lo tienes. ¿Cuál es el sentido en ello? Sólo terminaras arruinando todo con tus dudas.’

‘Supongo…’

‘Mi niña, solo recuerda que regresa a ti cada noche.’

‘Si, pero ¿cuál es la idea de que venga a casa si preferiría estar en otro lugar? Muchas cosas pasan en estos momentos, oportunidades que le son ofrecidas a diario – todo es muy emocionante para él. Pero para mí es…’

‘¿Demasiado?’

‘Si. Supongo. No tengo nada emocionante que darle.’

Escucho a Molly suspirar en el teléfono. ‘No dejes que tus dudas entren en su cabeza – nada lo hará huir más rápido. El chico te ama, Sophie. Tienes que empezar a creer que eres suficiente para él.’

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s