Aprendiendo que los niños lloran… ¡y eso está bien!

Como una nueva mamá solía encontrarme con miedo de que Buzz tuviera una rabieta en público y molstara a todos los humanos a su alrededor que trataban de disfrutar el día… cuando esto sucedía baja la cabeza por la verguenza de no poder mantener al hombrecito feliz todo el tiempo. Primero, tímidamnte tomaba su chupón. Si. Así es – en momentos de necesidad tomaba el pequeño objeto diseñado malvadamente para tranquilizar bebés molestos que han atraído el esnobismo de esas muy-buenas-mamás-que-saben-exactamente-cómo-entender-sus-molestias… sobra decir que son mucho mejores mamás que yo, que uso el chupón como un medio de detener el llanto – mientras trato de descifrar frenéticamente cuál podría ser la raíz del problema. Imagino que es un sentimiento similar al de tratar de desarmar una bomba – mis dedos se vuelvían torpes miestras tocaba su ropa (revisando que no tenga mucho calor o frío), olía su pañal (podría haber hecho una gran popó) o frotaba su espalda para ver si no quería eruptar (el gas duele). Mientras tanto veía gente observándome y estaba segura de escuchar molestia en ellos… Mis mejillas se enrojecían y sentía calor y sudaba. Aunque gracias a mis hormonas y el amamantar, este parece ser un estado normal – así que no era nada nuevo.

Bueno, eso mismo ocurrió cuando salimos a cenar por nuestro aniversario en el restaurante Rosso de Manchester esta semana (Sí, auqnue Buzz tuvo una rabieta en ese mismo restaurante la semana pasada, decidimos regresar – ¡la comida es así de buena!). Por suerte, durante esta pequeña rabieta, sabíamos que Buzz quería comer, pero aún así tuvimos que calmar al hambriento niño mientras calentábamos su leche – seamos honestos, cinco minutos es mucho tiempo cuando te mueres de hambre, ¡así que no es sosrpresa que no estuviera feliz con el servicio que Tom y yo proveíamos!

Como esperaba, la gente nos veía y estaba segura que la dama detrás de nosotros estaba molesta… me puse roja y empecé a sudar (en serio, incluso mis axilas empezaron a sudar). Media hora después la dama amablemente volteó para decirme cuán hermoso era Buzz. Esto me llevó a decir, con culpa, que sentía mucho que llorara. Se rió y me dijo encogiéndose de hombros “Los niños lloran” antes de decirme que nunca tenía que sentir que debía disculparme por eso. No solo sus palabras me llenaron de alivio pero el hecho de que pensaba que Buzz la había molestado cuando en realidad lo estaba admirando, me dejó confundida. Sé que aún hay personas a las que les molesta el llanto de un bebé (que no tiene otra forma de comunicarse para expresar sus necesidades y deseos) – pero hay otras que entienden. Es la noción de que esas personas existen lo que me llevó a reir y sonreir con Buzz cunado tuvo una rabieta similar (de nuevo, tenía hambre) un par de días después en una estación de servicio. En vez de agachar la cabeza con verguenza y humillación, miré a mi alrededor a los ojos de las personas que me observaban. Me sorprendió ver amabilidad. Si, amabilidad y miradas de personas que también han batallado con sus pequeños mini humanos. No puedo expresar cuánto me animaron esas miradas. Prometo esparcir amabilidad cuando vea a otros en tal predicamento.

Bebés llorando aparte (de hecho Buzz es muy bueno, solo que elige bien los momentos para ponerse en modo pánico), esta semana ha estado llena de cosas encantadoras. No solo la pasé muy bien celebrando dos años de matrimonio con mi maravilloso esposo, pero también pasé mucho tiempo con nuestras familias. Me encantaría decir que me extrañaron cuando estuve en Manchester por dos semanas, pero, seamos honestos – es a Buzz a quien querían abrazar. Aunque ha sido genial estar con ellos y ver a Buzz sonreirles – derritiendo sus corazones aún más.

La próxima semana promete más emociones ya que el Jueves es el día oficial de la publicación de “You´re The One That I Want”. Estaré muy nerviosa pensando enlas personas que leerán mi creación y profundizarán en mi imaginación… ¡Ahhh! Espero que todo salga bien.

Espero que hayan aprovechado el clima de esta semana – ¡no hay nada mejor que estar en el sol!

¡Tengan una buena semana!

Gi. Xx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s