20

No pasa mucho antes de que el director programe la grabación de la secuencia de apertura con Billy y Heidi, la primera de una larga lista de escenas de amor que se grabarán. Mi corazón se hunde cuando la veo en la agenda del día siguiente, que ha sido dejada en el camerino de Billy al final del día de grabación.

Al notar que suspiro, Billy viene y ve por encima de mi hombro la página frente a mí.

‘Ah…’ dice, frotando mis brazos.

‘Ah, definitivamente,’ asiento, volteando a verlo.

‘Sé que dije que te quiero ahí, pero no te voy a obligar a sentarte a ver si te sientes incómoda.’

‘Bueno, no va a ser el mejor día de mi existencia, de eso estoy segura.’

‘El mío tampoco. Estoy muy nervioso,’ dice, jugando con mis manos.

‘¿Por qué?’

‘A pesar de lo que crees, no es algo a lo que esté acostumbrado.’

Ni siquiera había pensado en cómo será para Billy actuar en escenas de amor. Pensándolo ahora, debe de ser extremadamente invasivo y vergonzoso, dependiendo del actor, claro. Odiará ponerle presión extra al verlo.

‘No quiero que el que esté ahí te lo dificulte,’ digo.

‘No será así. Te quiero ahí para que veas que no te guardo secretos. Que no es nada asqueroso.’

‘Sé que no lo es,’ digo, dejando escapar otro suspiro.

‘No sé qué haría en tu lugar. Creo que enloquecería.’

‘Bueno, creo que podemos decir con seguridad que no estaré rodando en la cama semidesnuda con otro chico pronto, así que puedes mantener tu cordura por un poco más de tiempo.’

‘Buen punto,’ se inclina y me besa, descansando su frente en la mía. Nos paramos con los ojos cerrados y abrazados.

‘Iré a ver… quiero apoyarte y estar ahí para ti. Estoy tratando de no hacer que esto sea algo raro entre nosotros.’

‘Sé que es así, y te admiro por eso,’ dice, tomando mi mano y besándola.

‘¡Toc, toc! ¡Es hora de que la viejita te vea desnudo!’ dice Judith desde afuera, haciendo que nos separemos.

Mientras camino con Billy en el set el siguiente día, me siento ansiosa por lo que estoy a punto de presenciar, preocupada de cómo me afectará y cómo contendré mis emociones. Quiero está de acuerdo con esto pero, incluso ahora, la mera idea me da escalofrío mientras veo la falsa habitación de hotel que los diseñadores han creado. Es oscura, sucia y mezquina, con cortinas naranja, papel tapiz café y una alfombra con patrones muy marcados. De nuevo, parece que todo necesita una buena lavada.

Me han dicho que estas escenas son grabadas en “set cerrado”, donde solo el personal necesario está presente. Por lo que Billy me dijo, es para que los actores no se sientan incómodos haciendo algo tan íntimo, permitiéndolos perder sus inhibiciones y enfocarse en la tarea a la mano. Estoy aquí porque Billy lo pidió a los productores, y lo permitieron después de hablar con Heidi, que aparentemente estuvo de acuerdo sin mucho problema.

Me pregunto cómo será para Heidi, en primera, hacer una escena así, en segunda, hacer una escena así con su ex, y en tercera, hacer una escena así con su ex cuando su novia actual está viendo. No le he dicho una sola palabra; Billy estaba en lo cierto cuando la describió como “fría”. Las únicas personas a las que parece sonreír, cuando las cámaras no graban, son el director y los productores – o cualquiera en una posición de poder. Con esos tipos es amigable, cálida y se ríe como una niña pequeña, pero cuando las cámaras no le prestan atención se sienta seria viendo a todos los demás como un halcón.

La mayoría de la gente ha aprendido a dejarla sentarse en silencio si están junto a ellas en el set entre tomas. Aunque he visto como Holly ha intentado, en numerosas ocasiones, iniciar una conversación con Heidi solo para ser completamente ignorada como si nunca hubiera dicho nada. Viendo el rostro feliz de Holly convertirse en triste cada vez que lo intenta es incómodo de ver.

Con toda su belleza debería estar más preocupada por Heidi, pero por su actitud, la cual Billy me asegura es muy diferente a la chica con la que alguna vez salió, no estoy tan preocupada cómo debería estarlo. Esta mentalidad falla un poco cuando veo a Heidi caminando al set usando botas a la rodilla, una blusa transparente y la falda negra más pequeña que jamás he visto. Se ve increíblemente sexy y de inmediato me siento poca cosa a su lado.

‘Ok, ¿podemos tenerlos en el set de inmediato chicos, por favor?’ pide Stephen en voz baja a Billy y Heidi, su tono resalta la delicada naturaleza con la que quiere grabar la escena.

‘Te amo,’ dice Billy guiñándome el ojo y apretando mi mano, antes de encaminarse al set.

Me siento en mi lugar de siempre, viendo el monitor mientras Max, el director, que ha usado la misma chamarra de cuero, camisa desgastada, jeans y tenis toda la semana, va y empieza a hablar con ambos. Habla en voz tan baja que no puedo escuchar lo que dice, pero viendo a Billy con los brazos cruzados sé que ya se siente incómodo.

De pronto Max se aleja y habla con Stephen, que les informa a todos qué va a pasar.

‘Vale, vamos a empezar con Stan tirando a Megan en la cama, pondremos la escena de la puerta después,’ dice. ‘¿Podemos empezar, Billy, contigo empujando a Heidi, para que pongamos a las cámaras donde deben estar?’

‘Sip,’ dice Billy, caminando hacia el centro de la habitación de hotel falsa.

La mañana no avanza fácilmente. Aunque Billy y Heidi están invadiendo sus límites personales al tocarse, restregarse y lamerse (lo que hace que mi corazón se encoja dolorosamente), no están cómodos y se ven extraños y torpes en pantalla. Ya terminaron la escena del striptease, y siguen al el inicio de hacer el amor, y Billy tiene que lamer el cuerpo de Heidi antes de besar su cuello.

Ha sido angustiante verlo, y a veces he tenido que desviar la mirada, prefiriendo no ver a una zorra mordisquear la oreja de la persona que amo, con sus firmes pechos al descubierto, o verlo deslizarse sobre ella. Sorprendentemente, he logrado comportarme. Hasta ahora.

Cada que hacen otra toma, un estresado Max corta al minuto de iniciar la escena, antes de caminar hasta Billy y Heidi, tratando diferentes tácticas para lograr lo que quiere, infeliz con la falta de pasión y calor. Aunque sigue siendo amable con ellos hasta ahora, lo he visto irritarse más con cada toma fallida.

‘¡CORTE! ¡Esto no está funcionando!’ grita Max, mientras camina hacia Billy y Heidi, con las manos en el aire por la desesperación. ‘Necesita algo más. Necesita ser más sexy. Chicos, vamos, no me lo están dando. Esto plantea el tono de lo que está por venir. Se supone que Stan es un dios del sexo, juega con ella, úsala, tiéntala. Manipula su cuerpo como si fueras su dueño. Megan lo está rogando. Ella lo quiere y lo quiere ya. Tiene que mostrarle lo que tiene, invitarlo con su cuerpo. Son salvajes. ¡Salvajes! Están pensando mucho, necesita ser completamente físico,’ dice, golpeando su puño en la mano para reforzar su punto. ‘Solo por una toma, podemos intentarlo para que… No sé, ¿no puedes chupar su pezón o algo? ¿O retorcerlo? ¿Les parece bien a ambos? Necesita ser más peligroso, en el borde de una explosión. ¡Necesito deseo!’

Billy y Heidi se miran, incómodos, haciéndome sentir un poco aliviada de ver que ambos saben que la petición de Max es ridícula. Sé que en las otras escenas de Billy he estado muy sensible cuando otras chicas lo veían, pero esto raya en la locura. Es pedirle mucho a estas dos personas, que son actores. Interpretan personajes, sí, pero sus cuerpos son suyos. A mis ojos, y estoy segura que millones estarían de acuerdo conmigo, sería llevar esta ridícula situación muy lejos.

Sintiendo su reluctancia, Max sigue animándolos.

‘Ambos quieren alejarse de Halo ¿no? Alejarse de la imagen pura y limpia, abriendo la oportunidad a personajes más complejos. Bueno, causemos un revuelo entonces. ¡Tomémoslo por las bolas y vayamos por ello!’

Sus palabras se quedan en el aire.

‘Por mí no hay problema,’ dice Heidi con molestia, mientras vuelve a su posición en la cama, pasando su cabello sobre sus hombros, alzando sus pechos.

Veo dudar a Billy, mira al suelo y lo golpea con el pie.

No voltea a verme.

Asiente lentamente y se para al extremo de la cama dándome la espalda.

‘Podemos intentarlo,’ lo escucho decir.

Algo en mí muere.

En el monitor veo la tristeza en su rostro, puedo ver que no quiere hacer esto, aunque su ceño fruncido se desvanece cuando alguien grita, ‘Listos… grabando… acción’, y salta al papel de Stan bar – fiero e intenso.

Veo a mi alrededor en desesperación mientras empiezan a rodar la escena de nuevo, sin poder creer que estoy por ver esto.

Nadie me nota.

Todos están concentrados en la escena, todos ocupados haciendo sus trabajos.

Miro el monitor, conteniendo el aliento con incredulidad. Veo como la cámara panea con Billy mientras se mueve por el cuerpo de Heidi, su lengua deslizándose entre sus brillantes piernas, sobre su tonificado estómago, llevándolo a du pezón. Se detiene. Por un segundo creo que ha entrado en razón – que no va a hacerlo. Pero en vez de eso ve a Heidi, su rostro ansioso y deseoso, rogándoles. Él le sonríe, deja escapar un gruñido y mueve su pezón juguetonamente con la lengua, antes de metérselo a la boca.

Un agudo sonido provoca que todos se detengan.

En el monitor, Billy alza la vista en sorpresa, mientras la confusión y el enojo cruzan su rostro. La gente empieza a mirar e n mi dirección, que es cuando me doy cuenta que el sonido sale de mí. Me cubro la boca para detenerlo, congelada en el lugar mientras todos me observan.

En sorpresa, huyo de la habitación.

Estoy de vuelta en el camerino de Billy para cuando me alcanza. Abre la puerta de un golpe.

‘¿Qué fue eso?’

‘Esa es la misma pregunta que me he estado haciendo, Billy, “¿Qué fue eso?”’, pregunto, moviendo mi brazo para señalar el estudio. ‘No te preocupes, me voy – para que puedas seguir sin la interrupción de tu estúpida novia,’ dejo escapar, tomando mi abrigo y bolsa del sillón.

‘¿Qué quieres que haga? No puedo ignorar al director. ¿Quieres que renuncie? ¿Es eso?’ grita Billy. ‘¿Quieres que lo deje porque estás incómoda?’

‘¿Qué?’ pregunta, sin entender como de pronto yo estoy equivocada – ¿Qué no vio lo que estaba haciendo?

‘He hecho todo lo que he podido para hacerte sentir bienvenida. He pasado horas explicándote cada pequeño detalle, asegurándome de que te sientas incluida y parte de todo esto.’

‘Lo se…’

‘Horas que debí haber pasado conociendo a todos para que no sea incomodo cuando estemos en el estudio juntos.’

‘Nunca dije que no podías pasar tiempo con ellos.’

‘No, no lo hiciste, pero cada que paso tiempo con ellos me haces sentir mal. Puedo sentirte quejándote, burbujeando de enojo cada que una chica se me acerca.’

‘No hago eso.’

‘Cada chica con la que platico, de inmediato dices que les gusto – haciéndome sentir incómodo porque no quiero que pienses que las estoy atrayendo a propósito.’

‘Nunca he impedido que hables con nadie…’

‘¡Per lo has hecho! ¿Qué no lo ves?’

‘¡Billy! He tenido que sentarme aquí en silencio, con una sonrisa en la cara viéndote besar a otras chicas que tienen sus piernas a tu alrededor, mientras les hablas sucio. Para ser honesta, si he tenido algún momento de paranoia, no es de sorprenderse ¿o sí?’

‘Pero es actuación, estoy interpretando a un personaje. Eso es todo. ¿Por qué no puedes entender que esto es trabajo y no las cosas sucias que te has inventado en la cabeza?’

‘¿Por qué no puedes verlo como yo?’ chillo.

‘Puedo hacerlo, pero estas exagerando. No es sobre tú y yo, es sobre el personaje.’

‘¿Exagerando? ¡Billy, tenías el pezón de otra mujer en tu boca!’

‘¿Y?’

‘¿Y?’ le grito, incapaz de ver que no puede comprender que eso es un problema. ‘¿El pezón de tu exnovia? ¿En verdad no ves qué esa mal con eso?’

‘¡Es trabajo!’

‘¡Es asqueroso!’

‘Es lo que pidió el director. No tuve opción.’

‘Si, si la tenías,’ grito firmemente. ‘Pudiste haber pensado que podría afectarme y darte cuenta que pedirle a alguien hacer algo así no es normal, es enfermo, y eres un estúpido por hacerlo sin cuestionarlo. Por hacer solo lo que el director te dijo. ¿Sabes cuan ridículo suena eso?’

‘Pero estaba actuando. Es lo que hago.’

‘Entonces eres patético,’ escupo.

Billy se queda viendo el suelo en silencio, rojo por el enojo.

‘No vendré más aquí,’ dijo en silencio, evitando el seguir gritando. ‘No me di cuenta que estar aquí era tanto problema ni que era una carga.’

‘Sophie…’ dice suavemente.

‘Te veré en casa,’ digo, interrumpiéndolo y saliendo por la puerta.

Camino pasando los remolques, el estudio y el servicio de banquetes, y salgo del lugar. Una vez afuera miro a mi alrededor con desesperación, dándome cuenta que Billy no me siguió. Por alguna razón pensé que lo haría.

Me acerco a una banca y me siento con la cabeza entre las manos, al respirando profundamente, esperando que me ayude a calmarme.

Mi teléfono empieza a vibrar en mi bolsillo. Pensando que podría ser Billy comprobando dónde estoy y queriendo arreglar las cosas, lo saco. No es él. Es Molly llamándome de casa.

Veo su nombre a parpadear en la pantalla y desesperadamente quiero responder, llorar por teléfono y quejarme de Billy. Pero algo me detiene. No estoy lista para hablar de nada aún, no cuando no he sido capaz de darle sentido a todo eso.

¿Soy culpable de estar tan paranoica? ¿Realmente he estado viendo mal a las chicas cada que se acercan a Billy? Si lo he hecho, al hacerlo fui en contra del consejo de Molly e hice un desastre.

Me quedo mirando el teléfono hasta que deja de sonar.

‘¿Sophie?’ Levanto la mirada para encontrarme con una ansiosa Holly caminando hacia mí. ‘Judith me dijo lo que pasó. ¿Estás bien?’

‘¡No realmente!’ Admito, forzando una sonrisa.

‘Todo esto tiene que ser muy extraño para ti,’ dice, sentándose conmigo, poniendo su brazo a mi alrededor.

‘Un poco.’

‘Dios sabe cómo me sentiría si estuviera en tu lugar.’

‘¿Estúpida?’

Holly me abraza más fuerte mientras dejo escapar un gemido de frustración.

‘Lo siento.’

‘Sabes que Billy realmente te ama, ¿no? Literalmente ha hablado de ti sin parar desde el primer día de ensayo.’

‘Lo dudo.’

‘No, en serio. Creo que esa es la razón por la que Heidi ha sido tan aguafiestas desde el primer día.’

‘¿Tú crees?’

‘Definitivamente. Piénsalo, está trabajando con un ex… ¿que es peor que trabajar con un ex? trabajar con un ex que no te quiere.’

‘Quizá.’

‘¡Por supuesto!’

‘Simplemente no creí que sería así. Enloqueció conmigo.’

‘Está bajo mucha presión.’

‘¡Pero él estaba mal! ‘¿Por qué no puede verlo?’

‘Sabes que sí puede. Probablemente no quiere admitirlo sabiendo que tiene que volver ahí a regrabarlo.’

‘¿Crees que lo hará?’ Pregunto, viéndola a la cara, esperando que haya una posibilidad de que no sea tan tonto.

Holly alza los hombros con tristeza, y me sonríe con pena.

Ahh…

‘Gracias por venir a buscarme,’ le digo, levantándome. ‘Creo que debería irme a casa.’

‘¿Quieres entrar para que Stephen te consiga un coche que te lleve a tu casa?’

Hago caras ante la idea de regresar al estudio, sabiendo que la gente seguirá hablando de mi escándalo, sabiendo que Billy se prepara para volver al estudio a retomar su posición.

‘¿Sabes qué?’ dice Holly. ‘Voy a regresar y le diré a Stephen donde estás – para que pueda enviarte un coche que te lleve a casa. ¿Qué te parece?’

‘¡Gracias!’

Me da otro abrazo antes de caminar por las puertas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s