21

Doy vueltas en el departamento por horas, manteniéndome ocupada lavando y limpiando, esperando a que Billy vuelva a casa. En realidad, quiero desgarrar toda la ropa de Billy y destrozar todo a la vista, aún enojada por la situación. Me molesta que Billy fuera tan frío y estoy aún más enojada por el hecho de que regresó al estudio para regrabar la asquerosa escena como si mis sentimientos no importan.

Nunca hemos peleado, no como ahora. De hecho, creo que jamás he peleado o gritado a alguien del modo en que lo hice hoy desde que era niña. Al menos esta vez sé que tengo razón y no estoy exagerando, como Billy dijo amablemente.

A veces, durante la tarde, cuando siento que dudo sobre si estaba bien o mal, o empiezo a calmarme, un nuevo pensamiento aparece en mi mente, recordándome cuán idiota ha sido Billy y cuán tonta me hizo ver, reviviendo la ira y el fuego dentro de mí.

Estoy lista para que entre por la puerta, y para que tengamos una confrontación monumental donde le digo a las millones de cosas que ha hecho mal y lo mucho que me ha lastimado.

Mi teléfono suena, interrumpiendo mis desenfrenados pensamientos.

Es un mensaje de Billy.

Max me invitó a cenar. Lo siento, pero tengo que ir. Estaré en casa más tarde. Quiero resolver esto. x

Después de un día tan terrible, uno que podría significar el fin de nuestra relación, ha elegido cenar con su director, en vez de volver a casa lo más pronto posible y para arreglar las cosas conmigo. Esto dice mucho sobre el estado mental actual de Billy. Durante los últimos meses, sobre todo después de su victoria en los BAFTA, he visto como las prioridades de Billy han cambiado. Ya no hace énfasis en una vida familiar feliz y nuestro futuro juntos, ni en mantener a Billy con los pies en la tierra en una industria voluble. En cambio, todo es sobre su carrera y cómo aumentar sobre su éxito y hacer que la gente lo respete más. Su sed de ser deseado y admirado dominan sus pensamientos.

Interpretar al personaje de Stan canalizando en un ego tan enorme han tenido gran influencia, sin duda, haciéndolo egoísta y narcisista. Tal vez ha sido difícil para él salirse del personaje al final del día, pero la idea de tomar una vida de mentira tan lejos es ridículo para mí.

Conforme pasan las horas y él no regresa a casa, mi nueva actitud de enojo empieza a disolverse. Mi enojo da paso a nuevas olas de paranoia y fragilidad, haciéndome sentir sola y nerviosa.

¿Dónde está?

Sé que tiene llamado mañana temprano, así que ¿qué lo hará quedarse fuera tan tarde? Quizá le pasó algo… la idea me da escalofríos mientras recuerdo lo que pasó la última vez que tuve una discusión tan explosiva. Con mamá y papá. Me siento enferma.

A las 2 de la mañana intento llamarle. Suena sin respuesta. Cuando llamo de nuevo unos minutos después, va directo a buzón de voz.

Incapaz de mantener mis pensamientos ocupados con algo más que lo que le pudo suceder, me siento en la sala, abrazando una almohada, viendo las manecillas del reloj moverse lentamente, segundo a segundo, esperando que llegue a casa.

Debí haberme quedado dormida en algún momento, porque me despierta el sonido del teléfono sonando. Lo tomó, esperando ver el nombre de Billy, pero es Paul. Es la última persona con la que quiero hablar ahora, pero el hecho de que me esté llamando significa que tiene información de dónde está Billy. Respondo.

‘¿Hola?’

Mi voz suena ronca y baja, la tensión se acumuló en mi garganta durante la noche.

‘¿Sophie?’ dice Sophie, tan seco como siempre.

‘¿Sabes dónde está Billy?’ suelto.

‘Sí.’

‘¿Le pasó algo? No vino a casa anoche.’

‘Está bien.’

‘¿Dónde está?’

‘Se quedó aquí anoche.’

‘¿Por qué?’ Creí que había ido a cenar.’

Escucho a Paul suspirar. ¿Está molesto de tener que tratar conmigo? ¿Exasperado de lidiar con este molesto asunto en vez de planear el siguiente gran contrato de Billy? ¿Realmente soy tal molestia?

‘Así fue, pero… Mira Sophie, tengo millones de cosas que hacer. Billy te lo explicará todo cuando llegue a casa esta noche. Solo me pidió que te llamar apara decirte que llegará a las 9. Lo que pasó no tiene nada que ver conmigo.’

‘¿A qué te refieres Paul? ¿Qué pasó?’ pregunto, empezando a preocuparme.

‘Sophie. Trabajo para Billy, lo que significa que tengo que hacer lo que él dice. Es por eso que llamó. Después de tu actitud ayer, personalmente no me hubiera tomado la molestia.’

‘¿Qué?’

‘No puedo decir más. Creo que es mejor que lo escuches de él.’

Pero –’

‘No es mi trabajo lidiar con asuntos del corazón – solo hacer que Billy sea el mejor. Un trabajo que tu presencia dificulta.’

‘¿Paul?’

Cuelga.

Mi rostro se contrae de dolor mientras nuevas lágrimas caen por mis mejillas.

Algo pasó.

Algo pasó y llevó a que Billy se quedara con Paul en vez de venir a casa. A menos que no haya ido a casa de Paul y se haya quedado en otro lugar… Paul podría estar cubriéndolo.

Me golpea. Con fuerza.

Billy me engañó.

Lejos de las cámaras y los estudios de grabación, y escondido detrás del disfraz de un estúpido personaje, donde todo parece aceptable, Billy ha hecho la única cosa que temí que haría.

Billy me engañó.

Las horas pasan mientras me siento y espero. No intento entretenerme como ayer. No tengo la energía. Me diento en un lugar en el sillón. Mirando la pared. Esperando. Entumeciéndome lentamente por el dolor que me come por dentro.

Recibo llamada tras llamada de Molly. Quizá Billy le llamó y le explicó lo que pasó, diciendo que podría necesitar una voz amigable… Ignoro sus llamadas. Escucho el silencio.

Eventualmente escucho como una llave entra en la cerradura cuando Billy regresa a casa, consciente de que duda antes de girarla y entrar. Sigo sentada en el sillón cuando entra a la sala; su postura es encorvada, su rostro rojo e hinchado. Se ve agotado, como si estuviera en shock, lo que me toma por sorpresa – no esperaba que se viera tan mal. Me observa, mira mi rostro y agacha la cabeza entre sus manos con vergüenza, antes de dejarse caer al suelo y lanzar pesados y gruesos sollozos. Descansa su cabeza en la alfombra y golpea el suelo con el puño.

No me acerco a él.

Me quedo en el sillón incapaz de moverme, mientras cada sollozo de Billy me confirma mis pensamientos de la mañana; las palabras no son necesarias.

Escucho sus sollozos de auto-compasión, queriendo que se detengan mientras rebotan en mi cabeza. Mi corazón se rompe con ese sonido, mi mundo se derrumba a mi alrededor. Aprieto la mandíbula para contenerme, tratando de bloquear el sonido.

‘Lo siento tanto,’ llora, levantándose lentamente del suelo, tratando de controlar su respiración, con la cabeza aún entre las manos. Me encojo cuando se acerca a mí, pero ni siquiera trata de tocarme o buscar confort; en vez de eso se sienta junto a mí. Ve el suelo frente a nosotros, sacudiendo la cabeza. ‘Lo siento tanto,’ repite.

‘Creo que es un poco tarde para eso,’ digo sin más, viéndolo directamente.

‘¡Déjame explicarte!’ lloriquea.

‘Si lo haces, ¿desaparecerá?’

‘No…’

‘Bueno, entonces no quiero escucharlo.’

‘Por favor… necesito que entiendas.’

No digo nada, pero mi silencio permite que Billy continúe.

‘Solo déjame contarte todo, antes que…’ respira profundamente un par de veces, tratando de recobrar la compostura mientras empieza a describir los eventos que lo trajeron aquí, a este sillón, en tan mal estado. ‘Después de que te fuiste ayer me sentí terrible, solo quería venir a casa y estar contigo. Era un inútil en las escenas, no podía sacarte de mi mente. Odiaba saber que te había hecho enojar tanto… Max nos llevó a mí y a Heidi aparte al final del día, y preguntó si estaba bien que nos invitara a cenar, diciendo que quería hablar con nosotros en un ambiente más relajado, lejos del estudio. Tenía que ir a ver a Paul, así que les dije que los vería en el restaurante después. Cuando aparecía solo Heidi estaba en la mesa. Pensé en irme, sabiendo cómo se vería si me quedaba, pero me dijo que Max estaba en camino, dijo que solo tenía que pasar rápido a su casa pero que empezáramos la cena sin él. Debí haberlo sabido entonces. Debí haberme ido…’ reflexiona con un suspiro.

‘Sigue,’ digo, sintiéndome enferma. Queriendo que Billy se apure y me diga qué pasó.

‘Me senté. Pude ver de inmediato que Heidi estaba más relajada que en el estudio – era más como la Heidi que conocí, sonriendo y amigable. Fue agradable verla así en vez de que fuera fría conmigo. Seguía comentando pequeñas cosas que pasaron en Halo, pequeñas bromas y momentos.’

‘¡Qué encantador!’

‘Por favor… no lo hagas,’ ruega Billy, pausando antes de continuar. ‘Dándome cuenta que se hacía tarde le envié un mensaje a Max para preguntarle dónde estaba, pero Heidi me detuvo. Resulta que siempre supo que no se nos uniría,’ dice con un suspiro. ‘Cuando la enfrenté me dijo “Sólo quería tener una linda noche juntos. Lejos de las distracciones.” Pensé en irme de nuevo, pero nuestros platos fuertes habían llegado.’ Billy duda antes de continuar, espero que dándose cuenta de lo ridículo de su justificación para quedarse. ‘Fue entonces cuando el ambiente empezó a cambiar. Empezó a decir cuán seguido pensaba en mí, como siempre pensaba en cómo sería si estuviéramos juntos ahora, siendo mayores y más maduros, hablando de cuánta atención de la prensa tendríamos si regresábamos. Me reí, sin querer iniciar una plática tan ridícula con ella. Soy tan feliz contigo, ella lo sabe, además, hasta donde yo sabía ella se iba a casar, así que lo tomé como tonterías hipotéticas que no valían la pena discutir. Empecé a platicar de otras cosas, pero pude ver que estaba enojada por mi rechazo.’

‘Pobrecita,’ digo sarcásticamente.

‘En cuanto la cena terminó pedí la cuenta y nos fuimos,’ continúa, sin dejar que mi interrupción lo detenga. ‘Debí haber bebido más vino del que creí, porque estaba un poco torpe. Una vez afuera me brincó encima. Literalmente brincó**. Antes de saber que estaba pasando su boca estaba en la mía y me estaba agarrando. Tocando mis partes,’ dice, sacudiendo la cabeza.

‘Y entonces fuiste a su casa, qué encantador,’ digo, de pronto queriendo terminar la conversación, sin querer escuchar algo más.

‘¡No! La empujé para alejarla de mí. Ahí terminó, pero…’

‘¿Pero qué?’

‘Había un fotógrafo ahí que capturó todo.’

Me rio, con sorpresa probablemente, pero no digo nada.

‘Miré a Heidi, confundido por lo que había sucedido, pero tenía una gran sonrisa, y dijo algo como “Saluda a los nuevos Brad y Angelina,” y me guiñó el ojo. Lo había planeado. No podía creerlo. Traté de seguir al paparazzi, pero ya había desaparecido. Heidi trato de poner sus brazos en mi cuello, pero la volvía empujar, le dije cuánto la despreciaba y me fui. Pude escucharla gritándome… quería venir a casa, más que nada, para abrazarte y –’

‘Pero no lo hiciste, así que ¿qué hiciste?’

‘Llamé a Paul y me quedé en su casa.’

‘Haciéndome esperar toda la noche preocupándome por ti, pensando que algo terrible te había pasado.’

‘Lo siento tanto, estuvimos tratando de descubrir quién era el fotógrafo y qué pasó en realidad. Resulta que la idea fue de Heidi desde un principio. Se lo sugirió a Max después de que te seguí. Él nunca iba a llegar. Era solo una mentira para hacer que fuera. Obviamente, Max no sabía lo que ella había planeado, pensó que solo quería aliviar la tensión entre nosotros y hacer las cosas menos incómodas.

‘¿Quién era el fotógrafo?’

‘No lo sé. Paul ha estado frenéticamente en el teléfono con varios editores tratando de ver quién podría tener las fotos, pero nadie dice nada. Saben que tienen una primera plana en las manos. Lo siento tanto,’ solloza, derrumbándose de nuevo.

‘¿Has estado tratando de impedir que salga a la luz?’

Billy no dice nada pero asiente. Las noticias me hacen querer vomitar; una vez más mi corazón estará en los periódicos para que todos lean y juzguen injustamente.

‘¿Le regresaste el beso?’ pregunto.

‘¿Qué?’

‘¿Le regresaste el beso? Es una pregunta simple.’

‘No sé. No. Todo pasó muy rápido. No estaba pensando.’

‘¿Te gusta?’

‘¿Qué? ¡No!’

‘¿Aún sientes algo por ella?’

‘¡No! ¡En este momento la odio y no puedo creer que pueda perderte por culpa de esa perra retorcida!’

‘No es solo su culpa ¿o sí?’

‘¿A qué te refieres?’

‘Es todo. Todas las chicas en el estudio, el modo en que tuve que sentarme a verte, el modo en que me hablaste ayer…’

‘Lo sé y me siento horrible por eso.’

‘¿En serio?’

‘¡Si!’

‘Has cambiado Billy. Cuando nos conocimos tenías clara la realidad, lo que era importante en la vida, pero creo que perdiste la perspectiva en todo eso.’

‘Por favor Sophie, lo siento tanto.’

‘Y yo también he cambiado. Estaba feliz de mudarme aquí, de ser parte de tu vida, pero la cosa es que no hay espacio para alguien como yo en ella. Tu mundo es todo sobre ti y creo que necesito que algo sea sobre mí para variar.’

‘Pero es sobre ti, quiero hacer todo lo que pueda para hacerte feliz. ¡Me duele mucho haberte lastimado! Lamento haber actuado tan mal. Sé que no lo dije en su momento, pero su entiendo lo que decías sobre el pezón. Tenías razón, s completamente enfermo. No puedo creer que lo justifiqué, mucho menos que traté de hacer como si fuera tu problema. Estaba tan frustrado, y no contigo… pero fue contigo con quien me desquité, y no debí haberlo hecho. Lo siento tanto.’

Nuevos sollozos salen de la boca de Billy cuando vuelve a desmoronarse. Esta vez cae en mi regazo, poniendo sus brazos alrededor de mi cintura, manteniéndome ahí.

‘Te amo tanto, eres lo más importante para mí en este mundo. Por favor no me dejes,’ ruega.

En algún momento, después de horas de lágrimas y escuchar más disculpas de Billy, decidimos ir a la cama, decidiendo hablar más en la mañana cuando ambos nos hayamos calmado y podamos ser más racionales con el asunto.

No duermo. Varios pensamientos pasan por mi mente, evitando que pueda desconectarme.

Siento una aplastante urgencia de irme, de escapar de Billy, de Londres y de este patético mundo del espectáculo y regresar a Rosefont Hill, donde me siento amada y segura. La idea de estar en casa con Mama me llena con anhelo y quiero, más que nada, hablar con Molly, enterrarme en sus brazos mientras me consuela. Feliz de tenerme de vuelta.

Veo a Billy, y veo que está perdido para el mundo. Profundamente dormido, como si no tuviera una sola preocupación.

No quiero estar aquí, el pensamiento suena fuerte y claro.

Cuando el nuevo día comienza y la luz empieza a entrar por las cortinas salgo de la cama. Con cuidado de no despertar a Billy, me visto en silencio y hago una maleta con mis pertenencias. Por suerte no tengo muchas cosas aquí y, más allá de las fotos de mamá y papá, cualquier cosa que deje es reemplazable o, como mi vestido de Vera Wang, ya no es necesario.

Sabiendo que Billy me seguirá a casa de mamá para intentar convencerme de regresar con él para arreglar las cosas, tomo un cuaderno y le dejo un pequeño mensaje.

Billy,

No puedo quedarme aquí. Necesito ir a casa y pensar las cosas bien yo sola. No es solo este incidente el que me hizo querer irme, me he sentido mal desde hace un tiempo, pero no he sabido muy bien porqué.

No puedo seguir cuando soy tan infeliz. Necesito tiempo para concentrarme en mí, y perseguir mis propios sueños en vez de solo ver a otros cumplir los suyos sin detenerse en lo que yo podría querer. Lamento dejarte así, pero no puedo enfrentar más dolor. Por favor dame tiempo y espacio.

Sophie. X

Pongo la nota en la cocina y salgo del departamento.

Una vez que llego a la estación, tengo 15 minutos antes de que mi tren parta. La curiosidad me puede cuando veo un WH Smith. Entro y tomo el periódico con Billy en la portada, sin atreverme a verlo en detalle antes de subirme al tren, sabiendo que si lo hago colapsaré en el suelo y nunca podré pararme de nuevo.

‘Oh, si, es terrible, esto…’ dice la chica en la caja mientras escanea el periódico. ‘¿Quién habría pensado que Billy podría ser una rata? ¡Especialmente cuando hace no mucho se paseaba con aquella chica normal! Me siento tan mal por ella. Es horrible.’

Bloqueo sus palabras, pago, tomo la bolsa y voy directo al tren, me siento en una esquina, lejos de los otros pasajeros.

Veo por la ventana, preguntándome dónde salió todo mal. ¿Me equivoqué al estar tan dispuesta a mudarme con él y dejar mi trabajo para estar con él? Eliminamos la emoción de salir porque estábamos preocupados de que la relación no sobreviviría si no estábamos cerca. Y me había entregado por completo a Billy, aunque sabía que él nunca sería capaz de hacer lo mismo por mí, haciendo que mi vida pareciera poco interesante y perdiéndome de algún modo.

Eventualmente, cuando el tren empieza a moverse, saco el periódico de la bolsa de plástico y estudio la primera plana. La imagen es exactamente como Billy la describió; Heidi tiene una mano detrás de su cabeza acercándolo, la otra está en su entrepierna, sus labios en los de él, su rostro intenso y apasionado. Lo más interesante es la imagen de Billy; sus manos están a su lado con los dedos doblados, sin tocarla, aunque podría estar por empujarla, su cabeza encogida en el cuello, tratando de alejarse y su rostro con una mueca. Claramente está incómodo y angustiado, sorprendido por lo que está pasando. Puedo verlo, pero cualquier otra persona pensaría que Heidi y Billy fueron captados a mitad de un beso apasionado, especialmente con el título que le acompaña, y la historia.

El pecado de Billy Buskin por Black

Billy Buskin y Heidi Black parecen lisos para reconstruir su romance después de años de separarse, gracias a la tensión sexual que se ha acumulado entre ellos en el estudio de su nueva película El Ritmo Andante.

Hace apenas meses Billy no paraba de hablar de su amor por su novia Sophie May cuando aceptó el premio por mejor actor masculino en los BAFTAs. Aunque parece que la pareja se ha separado en malos términos, haciendo que él corriera a los brazos de su ex, Heidi Black.

Billy y Sophie aún seguían juntos a principios de esta semana, con fuentes cercanas diciendo que la creciente tensión sexual entre Billy y su ex los llevó pelear constantemente.

Una fuente dijo: “Bill y Heidi han estado tratando de alejarse en el trabajo, pero la tensión sexual ha sido evidente desde el principio, así quera cuestión de tiempo antes de que algo pasara.’

‘[Billy] ha estado trayendo a su novia Sophie con él al trabajo, esperando poner una barrera entre él y Heidi. Aunque las intensas escenas sexuales causaron una gran pelea en el set a principios de esta semana, haciendo que la grabación se detuviera mientras la pareja peleaba a gritos en su camerino.’

‘No nos sorprendió cuando Sophie reaccionó, de hecho, nos sorprendió que no sucediera antes. Tendría que estar ciega para no notar la química entre Billy y Heidi.’

La fuente continuó: ‘Heidi estaba avergonzada por el drama y se sintió mal que sus acciones tuvieran un efecto tan negativo en su relación. Se le vio consolando a Billy cuando él regresó al set un tiempo después, consiguiendo que sonriera. Continuaron susurrando entre ellos el resto del día.’

En esta exclusiva foto, parece que Billy ha dejado los problemas con Sophie en el pasado, encontrando apoyo en Heidi. Los viejos amantes fueron capturados en un apasionado beso después de una cena romántica en el oscuro y sexy restaurante de Mayfir, Haksan, a donde fueron después de grabar sus sexis escenas juntos.

Un amigo de Heidi habló con nosotros, diciendo: ‘Es el inicio, y obviamente Heidi quiere que Billy arregle su ruptura primero, antes de llevar las cosas más lejos con él, pero ella cree que esta vez las cosas serán definitivas, ahora que los dos son más maduros y capaz de entender las presiones del trabajo.

‘Al inicio de la filmación, Heidi tenía sus propios problemas del corazón, después de terminar su compromiso con el productor Roger Szams. Billy notó que ella estaba muy callada y se convirtió en su apoyo, reviviendo su amistad.’

La pareja trabajó junta en la película adolescente Halo, lo que los llevó a ser una pareja por varios años. Se separaron amigablemente, diciendo que la distancia y sus pesadas agendas de trabajo fueron las culpables.

Aunque sé que es un montón de mentiras y que el “amigo” probablemente es Heidi diciendo las cosas para el periódico, me duele saber que todos estarán leyendo esto y lo verán como verdades sin cuestionarlo. También me enoja que otra parte de mi tristeza personal será compartida con el mundo, haciendo de mi vida un espectáculo de nuevo. Siendo que pasé la mayor arte de mi adolescencia alejándome de la gente, prefiriendo que no supieran nada de mí, es aplastante saber que mi vida está siendo expuesta para que todos la juzguen. Me siento ridiculizada.

Toco el timbre cuando llego a casa, sin energía para buscar las llaves en mis maletas.

Cuando mamá abre la puerta, veo que su expresión cambia de placer a preocupación cuando ve mi rostro.

‘Amor, ¿cuál es el problema?’ pregunta, saliendo de la casa hacia mí.

‘¡Oh, mamá!’ lloro, mientras caigo en sus brazos y lloro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s