27

El día de la reapertura de la tienda llega más pronto de lo que esperaba, los días pasaron volando. Dentro, es bastante igual que antes, aunque le he dado un baño de pintura y ahora hay un gran gabinete de madera blanca contra una de las paredes, donde algunos de los regalos caseros están expuestos.

Colgando de él están algunas de los pizarrones en forma de corazón que Colin y yo hemos estado tallando juntos las últimas semanas, y dentro del cristal están el resto de nuestras creaciones.

En las repisas del gabinete he puesto algunos de mis libros favoritos, la mayoría son clásicos, con una pequeña nota diciendo “Devórame.” La idea es que la gente puede tomarlos y leerlos mientras toman té o café.

Lo único que no logré incorporar aún es mi idea de tener flores también, y es porque no hay espacio. Estoy segura de que encontraré algún lugar, pero por ahora, estoy feliz con lo que ya logré crear.

Siendo que la tienda ha estado cerrada por un par de meces, decidí hacer una especie de celebración para reabrirla. Una noche de la semana pasada, dejé panfletos en las otras tiendas de la aldea y con los clientes regulares, anunciando que tendría una mini-fiesta en la calle para darle la bienvenida de vuelta a la tienda a nuestras vidas y que me encantaría si pudieran venir para tomar té y pastel.

Así que aquí estoy, parada afuera de la tienda, con el nuevo cartel sobre mí cubierto para su gran revelación, que serpa la primera diferencia que la gente verá en la tienda. En frente de mí puse una gran mesa, con pasteles de todas las formas y tamaños, así como una docena de jarras de té para que todos se sirvan – al principio pensé que estaba demasiado esperanzada y que era mucho, pero ahora, mientras la multitud empieza a juntarse, me preocupa un poco que se termine todo rápidamente.

Parece que todos han venido para apoyarme. Viendo a mi alrededor veo a la Señorita Brown, a la señora Sleep y a la señora Williams paradas sorbiendo de sus tazas de té platicando felizmente; las colegialas Janet, Ella y Charlotte hacen lo mismo. June Hearne, la señora Woodsman, la señora Wallis y la señora Tyler están en la mesa frente a mí, decidiendo qué pastel probar primero, sabiendo bien que regresarán por más. Me sorprende cuán feliz estoy de ver todas sus caras sonriéndome de nuevo.

Mamá y Colin caminan hacia mí después de recorrer la multitud, llenando tazas con más té.

‘¿Estás lista amor?’ susurra mamá.

‘Eso creo.’

‘Lo hará genial,’ guiña Colin.

Siempre me ha gustado Colin, pero en las últimas semanas he comprobado que es invaluable. Su ayuda ha sido infinita. He disfrutado conocerlo un poco más y entender por qué ha habido tal cambio en mamá. Tengo mucho que agradecerle a él.

‘Ok… aquí vamos por nada,’ digo, apretando el brazo de mamá.

Tomo una cuchara y una taza de la mesa y choco el metal contra la porcelana, consiguiendo la atención de todos.

‘Hola a todos,’ digo, respirando profundamente antes de continuar. ‘Primero, quiero agradecerles a todos por su apoyo continuo en los últimos meses y por venir aquí hoy. No tiene idea de cuánto significa esto para mí. Lamento que me haya tomado tanto tiempo reunir el coraje para hacer esto pero –’

Un nudo se forma en mi garganta, amenazando con ahogarme si continuo. Veo el suelo frente a mí y aprieto la mandíbula para tratar de recomponerme.

‘¡Vamos Sophie! ¡Te apoyamos!’ grita una feliz señora Sleep en la multitud, desatando otros gritos de apoyo.

Levanto la mirada y sonrío al grupo frente a mí que han caminado hasta aquí para apoyarme, y escucho la verdad en sus palabras – estás personas me apoyan, como siempre lo han hecho, ofreciéndome apoyo y nada más. Inhalo lentamente y continúo.

‘Gracias, Lamento eso…’ digo, una vez que me he recuperado con un par de respiraciones profundas. ‘Hace solo un mes perdimos a una mujer con uno de los corazones más grandes que ninguno de nosotros ha visto. No tengo duda de que en algún momento de nuestras vidas Molly nos dio su mano en apoyo. Poco había que Molly no haría por nosotros. De hecho, en todos mis años de conocerla jamás la escuché decirle que no a nadie. Nada era demasiado para ella, especialmente si sentía que ayudaba a alguien que lo necesitaba. Me enseño mucho y me dio, como a ustedes, un lugar en donde esconderme cuando la vida era demasiado difícil. Para mí, el corazón de esta tienda siempre será el suyo, y es por eso que tomé la decisión de cambiarle el nombre. Damas y caballeros, les presento Molly-en-la-Colina,’ digo, jalando la sábana para revelar el nuevo cartel que Colin y yo hicimos – un fondo blanco y puntos rosas, con el nombre cruzándolo en letras negras cursivas.

Mientras la sábana cae escucho sorpresa en entre la multitud.

‘¡Oh por Dios!’ dice la señora Sleep.

‘¡Woooow!’ dice Janet. ‘¡Es hermoso!’

‘¡A ella le habría encantado eso!’ dice June.

La señora Brown es la primera en empezar a aplaudir, y el resto del grupo les sigue.

‘¡Por Molly!’ grita mamá.

‘¡Por Molly!’ todos hacemos coro, levantando nuestras tazas y pasteles hacia el cielo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s