Un boleto para otro mundo

MICHAEL:

Esto va a sonar loco pero en Diciembre de 2011, de algún modo convencí al dueño del Hotel-Bar Annandale para que no dejara tocar. ¡Nuestro primer concierto! Era ridículo. El Annandale tenía una historia. Era un lugar icónico, como el viejo 100 Club en Londres donde los Sex Pistols tocaron, o el CBGB en New York donde inició el punk. Luego lo anunciamos en nuestra página de Facebook, 300 personas dijeron que irían, a pesar de que nunca antes habíamos dado un concierto.

Fue entonces que nos dimos cuenta que no estábamos preparados. Nos sentamos y lo hablamos. Dije “Chicos, ¿qué vamos a hacer para el concierto?” No teníamos un baterista, pero como los 3 habíamos estado haciendo música juntos, pensamos que conseguiríamos a alguien que nos ayudara para esa noche.

Luego consideraos la posibilidad de que yo tocara la batería y alguien más tocara el bajo. Al final dijimos “Ok, deberíamos quedarnos con lo que sabemos hacer, que es Calum con el bajo [aunque nunca había tocado uno antes], Luke y yo en las guitarras. Eso significa que necesitamos encontrar a alguien más que toque la batería.”

Al principio le preguntamos a un chico Matt, que era de la escuela, para que tocara la batería esa noche, pero nos dijo “No, no creo poder ir al concierto.” Luego recordé a este chico llamado Ashton, al que conocí en una fiesta. Era el amigo de un amigo y sabía que era un buen baterista, así que me metí a Facebook y le mandé un mensaje diciendo: “Oye amigo, no sé si conoces nuestra banda, 5 Seconds of Summer, pero tenemos un concierto pronto en la ciudad – ¿quieres tocar?” Respondió de inmediato diciendo “Si amigo. ¡Me encantaría!”

CALUM:

Tenía un problema. En ese momento me iba muy bien en fútbol y mi familia quería que siguiera con ello. Solía practicar con un entrenador llamado Marshal, y al tiempo que 5SOS tomaba forma, me dijo “¿Quieres ir a entrenar a Brasil? Mi amigo dirige un lugar allá.” Al principio no estaba seguro. Sabía que Brasil era un lugar enfocado en el fútbol y que producían a los mejores futbolistas ahí, como Neymar, pero también sabía que era un gran paso para mí. Brasil estaba muy lejos, al otro lado del mundo, y en aquel tiempo no había viajado a ningún lado. No sabía si podía soportar estar tan lejos de casa.

Eventualmente Marshal me convenció y una vez que me despedí de mis padres, estuve fuera por un mes. La experiencia fue irreal – la gente, la cultura, la comida – todo fue increíble. Me quedé a unas tres horas de São Paolo y jugué mucho fútbol cada día. Era una locura y algo genial estar en Brasil, pero después de un tiempo empecé a extrañar mi casa. Comunicarme también era uy difícil, porque nadie hablaba mucho inglés. Me encanta ir a diferentes países y conocer gente diferente, especialmente ahora con la banda, pero en aquel entonces estaba solo y fue demasiado.

La música también estaba tomando importancia en mi vida, y decidí que quería estar en la banda en vez de jugar fútbol. Aunque aún no había pasado nada y solo teníamos un concierto, seguía pensando en nuestro último ensayo en Australia antes de que viajara. Ese día sentí como si estuviéramos en la orilla de algo emocionante. Todos estábamos emocionados por el concierto, que sucedería dos días después de que regresara.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s