Despegando

ASHTON:

Más y más personas empezaron a vernos. Recuerdo cuando grabamos el cover de “Teenage Dirtbag” de Wheatus; era la canción perfecta para nosotros. Era el sonido que amábamos – los chicos querían ser una banda como Green Day y Blink-182, y “Teenage Dirtbag” nos permitía hacer eso. Todos decían “Si, son cuatro, ya son una banda completa.” Y entonces fue que la imagen empezó a formarse.

A lo que nuestros fans en línea estaban respondiendo era a los cuatro personajes en la banda. Les gustaban las personalidades detrás de la música. Yo era el ruidoso y era bastante opinionado en aquel tiempo, y probablemente era el más motivado en la banda – hacía que todos practicaran, me aseguraba que todos tocaran correctamente. También podía manejar, así que gastaba todo mi dinero en gasolina para que todos llegaran al ensayo. Incluso saqué a Calum de la escuela un par de veces.

Luke era el bebé, pero también era el talento – tenía la voz. Michael era el oscuro – era el espíritu punk detrás de la banda. ¿Y Calum? Él era la fuerza que escribía las canciones. Llegaba a los ensayos y decía “Escribí esta canción, no sé qué opinen…” Y tocaba un riff brillante. Eso es lo que pasó con nuestro primer sencillo “Out Of My Limit” que después pusimos en iTunes.

LUKE:

Creo que fue por esos tiempos que tuvimos nuestro primer manager. Su nombre era Adam y trató de contactarnos por Facebook y en la escuela, pero no tenía mucha suerte. Cuando finalmente envió un correo a la banda, nos dijo que quería organizar una gira para nosotros por Australia. Tocaríamos en Sidney y Melbourne un fin de semana y el siguiente fin de semana tocaríamos Brisbane y Adelaide. Sonaba increíble.

El plan era este: de lunes a viernes iríamos a la escuela como los demás chicos, pero sábado y domingo daríamos conciertos por todo el país. Todos decían “Será como el concierto en el Hotel Annandale, nadie irá.” Pero la primera vez que pusimos boletos a la venta, el sitio web se cayó. Hablábamos por teléfono juntos, emocionándonos, diciendo “¡¿Qué?! ¡¿Cómo pasó?!” Esos recintos eran solo para 200 o 300 personas, pero agotarlos era algo importante para nosotros.

MICHAEL:

Dios, esa gira fue tan extraña. La primera vez que me subí a un avión fue para volar a Melbourne, e iba ahí para dar un concierto agotado para 250 personas. Solo tenía 15 años, así que era una experiencia bastante surrealista. En mi mente, éramos cuatro raros, pequeños idiotas y no tenía sentido que todas esas personas quisieran venir a vernos.

Cuando llegamos a nuestra primera ciudad, todo era nuevo. En ese tiempo nos quedábamos en la misma habitación de hotel. Eran como departamentos. Teníamos esta gran habitación y había cuatro habitaciones en ella. Solíamos poner las cuatro camas en una sola habitación para hablar y bromear toda la noche. Nos encantaba.

Cuando la banda empezó a ser notada, el tiempo que pasaba en la escuela empezó a ser nulo y creo que intenté saltarme clases hasta el día en que dejé de ir. Conforme crecía pensaba Ok, tengo que ir un poco más para no reprobar. Pero de todos modos reprobaba. El día que pude abandonar la escuela legalmente, lo hice. Acababa de cumplir 16 años pero me divertía demasiado con 5SOS como para que me importaran mis calificaciones. No podía esperar a salir.

Lo más extraño nos pasó antes del concierto en Melbourne. El día del concierto, nuestro manager recibió una llamada diciendo “El recinto cayó en un hoyo ¡se cancela el concierto!” Dijimos “¡¿Qué?! ¡¿Espera, todas esas personas han estado esperando tanto para vernos tocar y el recinto cayó en un hoyo?!

No sabíamos que hacer. Pensamos ¿Nos sentamos afuera y hacemos un concierto acústico, o no hacemos nada? Al final cambiamos de último momento el recinto a una preparatoria en la misma calle. No teníamos el equipo necesario y era el escenario más pequeño del mundo, en un campo de tenis, pero no nos importó – estábamos demasiado felices de tocar.

CALUM:

Éramos los mejores amigos viajando por Australia, tocando música para gente que quería escucharnos. Creo que los conciertos más emocionantes para nosotros son los que tienen menor audiencia. Hay mucha más energía en esas habitaciones.

Al principio nos daba nervio viajar. Especialmente a Michael porque era la primera vez que se subía a un avión. Le decíamos “No te preocupes Michael, puede que haga un par de giros en el aire pero estarás bien.” Estaba completamente aterrorizado.

Supongo que pasó algún tiempo antes de que nuestros padres nos apoyaran por completo. Al principio no tocábamos para muchas personas y mi mamá pensó que me había unido a la banda para conseguir chicas, pero después de un tiempo lo entendieron. Venían a los conciertos y se subían a los aviones con nosotros para asegurarse que estuviéramos bien. Una vez que se acostumbraron, estuvieron felices de dejarnos ir solos. Dijeron “¿Saben qué? ¡Esto es algo bueno!”

Lo increíble para mí es que teníamos fans en todo el país. Eso era extraño. Íbamos al concierto en una van, todos amontonados y viendo a la gente afuera del recinto, haciendo fila para vernos. Era el mejor sentimiento del mundo. Sin ellos no habríamos podido hacer todos esos conciertos. Los fans eran muy especiales para nosotros y era genial conoceros cada que tocábamos.

Nadie de nuestra escuela sabía que estábamos haciendo esto. Estábamos viviendo otra vida. Pero lo peor era regresar a clase, porque era como regresar a la Tierra. Era como “Esto apesta.” En matemáticas no quería estar ahí. Cada día solo pensaba en tocar música – era lo único que quería hacer. Era lo mismo para todos nosotros. La banda era nuestra nueva vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s