Y entonces…

MICHAEL:

Nunca olvidaré el momento en que nos dijeron que saldríamos de gira con One Direction. Estábamos en Adelaide en nuestra tercera gira Australiana, sentados un una mesa en un restaurante, tomando malteadas, cuando alguien – nuestro manager de ese tiempo, supongo (así de borroso o recuerdo) – puso un pedazo de papel frente a nosotros. Cuando lo vi tenía las fechas de los conciertos de One Direction. Casi nos morimos del susto.

¡¡¿Qué?!!

Nos dijeron “Louis Tomlinson los encontró… One Direction está buscando una banda que abra sus conciertos el próximo año… ¡Los quieren a ustedes!”

Era una locura que salió de la nada. Estuvimos en silencio por cinco minutos y no sabíamos qué pensar. Cuando vi el número de conciertos y el tamaño de los lugares en los que tocaríamos, supe que estaríamos tocando frente a millón y medio de personas en total. Hasta ese momento sólo habíamos tocado un par de conciertos y la mayor audiencia que habíamos tenido era de 2,000 personas. Todos estábamos impresionados.

La banda tuvo una gran plática sobre si sería el movimiento correcto para nosotros. Claro que los números eran geniales, pero ¿5SOS sería visto como una boyband si hacíamos esos conciertos? Ese era el problema. Después de todo, apoyar a One Direction era la cosa más pop que podíamos hacer. ¿La gente nos juzgaría por eso?

Todas esas preguntas surgieron porque sabíamos que One Direction tenía un estilo diferente a nosotros. No me malentiendan, los amábamos; sus canciones son ridículamente buenas y lograron revivir el mundo de las boybands cuando aparecieron. Pero no queríamos que la gente dijera que éramos los siguientes One Direction, principalmente porque nuestro sonido era totalmente diferente.

No nos tomó mucho tiempo darnos cuenta que el que dijeran todas esas cosas no importaría a la larga. Después de todo, nuestra música serpia escuchada por miles – millones – de personas. Dependería de nosotros cambiar la percepción que la gente tenía de 5SOS. Sabíamos que pasaría mucho tiempo antes de que los fans de One Direction se dieran cuenta que no éramos una boyband y que teníamos influencia punk y rock. Pero también nos dimos cuenta que valdría la pena tocar en esa gira y que siempre estaríamos agradecidos con los chicos por esa oportunidad.

Recuerdo que meses después estábamos escribiendo nuevas canciones con Benji y Joel Madden de Good Charlotte, nos dijeron que ellos empezaron cuando las boyband *NSYNC y los Backstreet Boys eran importantes. Por alguna razón todos pensaron que Good Charlotte también era una banda pop, aunque no lo eran, pero si los ves ahora, todos los que hablan de Good Charlotte los ven como una banda legendaria de rock. Queríamos ser líderes como ellos y regresar las guitarras a la radio.

CALUM:

Mientras estábamos sentados ahí, en shock, vi la agenda del tour y eran arenas sin fin en el Reino Unido e Irlanda. Solo podía ver páginas y páginas de fechas y nombres de ciudades en las que tocaríamos: Londres, Glasgow, Cardiff, Dublin, Manchester, Sheffield, Liverpool… Pensé ¡Mierda, son tantas ciudades y tantos conciertos!

Nunca antes pensamos en tocar en arenas. Creo que nunca nos cruzó la mente el poder tocar en arenas, así que recibir la noticia de que estaríamos de banda de apoyo para One Direction fue un shock. Salió de la nada. Pasamos de tocar frente a 2,000 personas en bares en Australia a tocar frente a 18,000 personas por noche en ciudades del otro lado del mundo. Era una oportunidad impresionante para nosotros y no podríamos agradecerles más a los chicos de One Direction.

CALUM:

En cuanto nos dieron la noticia, sabíamos que teníamos que enseriarnos. Conseguimos un nuevo management llamado Modest! Y ellos pensaron que sería bueno para nosotros como banda que nos mudáramos a Londres para poder escribir con grandes autores que ellos conocían. Con un poco de ayuda podríamos hacer nuevas canciones y aprender a tocar en esos grandes lugares.

Era un gran paso, un paso gigante. Descubrimos que tendríamos que dejar a nuestras familias por nueve meses, y no era sencillo, en especial para nosotros. Creo que todos teníamos 16 años, excepto Ashton, que tenía 17, casi 18. Era un paso gigante para nosotros como personas, pero estábamos muy emocionados. Todos queríamos componer buena música, y sabíamos que era el movimiento correcto para 5SOS.

MICHAEL:

Decirles a tus padres que te vas al otro lado del mundo a los 16 años fue bastante difícil, ¿pero decirles que no sabes cuándo vas a regresar, y todo por estar en una banda? Eso fue demasiado duro. Recuerdo que mis padres estaban tristes, pero siempre nos apoyaron, y aunque seguro fue difícil para ellos los primeros meses que estuvimos fuera, entendieron porqué teníamos que hacerlo.

También fue difícil para nosotros. Estábamos tan acostumbrados a una vida en la que nos levantábamos y escuchábamos a nuestros padres hablar en el piso de abajo. Vivíamos vidas normales; teníamos una rutina en la que íbamos a la escuela toda la semana y luego practicábamos para la banda. Los fines de semana tocábamos las guitarras tanto como podíamos antes de empezar la rutina de nuevo el lunes en la mañana.

De pronto, todo estaba por cambiar. Estaríamos viviendo en alguna casa en una ciudad en la que nunca habíamos estado antes – o al menos no habíamos pasado mucho tiempo en ella. Unos meses antes, nos llevaron a Londres para conocer a Modest! que tenían sus oficinas ahí, pero quedarnos en una ciudad por un par de días no era lo mismo que mudarnos por casi un año.

Las buenas noticias es que éramos buenos amigos y estaríamos juntos. Pero la idea de ajustarnos a un nuevo país era intimidante. Teníamos que tomar el metro para llegar a diferentes lugares, y tomar taxis negros que nos llevaran por Londres. Era muy divertido pero muy intimidante, pero sabíamos que es lo que teníamos que hacer si queríamos convertirnos en la mejor banda que podía existir.

ASHTON:

Acababa de terminar la escuela para siempre, y tres días después me iba a mudar a Londres por casi un año. Era muy emocionante, pero triste al mismo tiempo. Tenía que terminar con mi novia y despedirme de mi mamá y de mi familia. ¡Los chicos y yo íbamos a una aventura! Era un nuevo comienzo.

Recuerdo el vuelo porque fue la primera vez que vi llorar a Michael. Nunca había salido de Australia. Yo había viajado un poco, los otros chicos habían viajado un poco, pero Michael no había experimentado tanto antes de la banda. Estaba dejando todo lo que conocía, y debió haber sido difícil para él.

Recuerdo que lo abracé y le dije “Está bien amigo. Todo va a estar bien.” Me senté junto a él en el viaje, tratando de animarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s