El llamado de Londres

MICHAEL:

Que sorpresa. Cuando aterrizamos ahí era invierno. Era enero de 2013 y era el peor clima que habían tenido en años. La temperatura era terriblemente fría.

Creo que el primer día que estuvimos ahí nevó. Estaba acostumbrado al sol y el clima caluroso de Australia, y esa era la primera vez que había visto nieve real. Cuando desperté en la mañana bajé las escaleras, pero antes de siquiera llegar a la puerta, Calum, Luke y Ashton estaban corriendo afuera en ropa interior. Fue ridículo.

La casa que tuvimos en Londres fue muy divertida. Un día quiero regresar allí porque tenemos recuerdos muy divertidas de esos días. Éramos cuatro tipos, lejos de nuestros padres, y todos los días nos sentábamos a jugar Call of Duty y FIFA por horas en la computadora. Hacíamos desastres en la casa. Fue genial vivir juntos.

CALUM:

Pero luego empezó el trabajo duro. Todo el tiempo que estuvimos en Londres, escribimos cada día con diferentes autores, y a veces era demasiado trabajo, especialmente porque era una nueva experiencia para nosotros. Al final del día no podíamos ni pensar. Aunque tampoco nos importaba. Escribir canciones era muy divertido, especialmente cuando te encantan las personas con las que estás escribiendo. Porque entonces no es un trabajo, es pasar el rato con tus mejores amigos escribiendo canciones.

ASHTON:

Íbamos y escribíamos canciones todos los días. Teníamos cinco meses antes de que empezara la gira de One Direction en el O2, así que necesitábamos más canciones que las que Calum había escrito en su habitación. Así que con la ayuda de grandes escritores, entramos en un intenso periodo para escribir las canciones. Escribíamos probablemente 12 canciones a la semana, así que era algo pesado. Iba al estudio con Michael para escribir una canción, y los otros dos chicos iban y escribían otra canción el mismo día en otro lugar. Así que escribíamos dos canciones al día. Era pesado. Eran días largos, pero sabíamos que iba a valer la pena.

MICHAEL:

Trabajamos con James de Busted, trabajamos con los chicos de McFly, trabajamos con Nick de Kaiser Chiefs, Scouting For Girls… Trabajamos con tantas personas, solo para ver con quién podíamos escribir las mejores canciones, y también para mejorar nosotros mismos como escritores. Eso siempre fue lo nuestro: queríamos escribir nuestras propias canciones como lo habían Billie Joe Armstron, Kurt Cobain, y los hermanos Madden – los artistas con los que crecimos.

Líricamente estábamos escribiendo sobre cosas que conocíamos, temas que eran importantes para nosotros mientras estábamos en Londres, o que nos habían importado mientras crecíamos en Australia. Luke y yo incluso escribimos una canción llamada “18” – la historia es que de hecho, en aquel tiempo, ¡nos molestaba mucho el no tener 18 años! No podíamos hacer esto o aquello. Queríamos salir, pero Ashton era el único que tenía 18 años.

Había otras canciones que también me encantaron, como “English Love Affair” y “Voodoo Doll.” Lo genial es que incluso después de todo este tiempo aún tocamos esas canciones. Escribimos por mucho tiempo pero eventualmente nos sentimos listos para la gira con One Direction.

ASHTON:

Todos queríamos ser la más grande banda en el mundo y estábamos listos para trabajar en ello. Recuerdo que cuando el clima mejoró, decidimos tocar en Hyde Park, que estaba en medio de la ciudad, hacer una pequeña presentación espontánea. Hay un Hyde Park también en Sídney y una vez dimos un concierto acústico ahí, así que pensamos “¿Por qué no haceos lo mismo en Londres?”

La primera vez 30 personas vinieron. Luego hicimos otro y 70 personas fueron a vernos tocar. No era mucho, pero estábamos a miles de kilómetros de cada y estábamos construyendo una pequeña base de fans británica y aprovechábamos nuestras oportunidades al máximo, porque los chicos y to queríamos que esto funcionara.

Nuestro único problema es que teníamos grandes problemas de confianza como banda. Eso es porque nos criaron con la mentalidad australiana. En cada no hablas de ti mismo, no dices en qué eres bueno. No se te anima a hablar de ti mismo, a distinguirte.

Pero para estar en una banda que quiere conquistar al mundo tienes que ser más ruidoso que la vida, tienes que distinguirte. No nos gustaba eso. Nos sentíamos un poco incómodos hablando con la gente. Éramos terribles en las entrevistas cuando la gente quería saber quiénes éramos y qué queríamos hacer. Recuerdo que yo era el único que hablaba cuando la gente hacía preguntas. Los otros chicos se quedaban en silencio. Michael intentaba decir algo de vez en cuando, pero Calum y Luke no decían nada.

Recordando ese tiempo en Londres, éramos una banda trabajando horas extras. Estábamos aprendiendo a trabajar al mismo nivel que todas estas bandas que eran importantes en el Reino Unido. Era un mundo completamente nuevo para nosotros, y trabajamos muy duro para que todo saliera bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s