Largo camino a casa

LUKE:

Era hora de regresar a casa. Habíamos estado lejos de Australia por casi un año, pero la gira de One Direction iba hacia allá y no podíamos esperar a volver a nuestras familias. Era mucho tiempo el que habíamos pasado lejos de ellos. Era raro pasar de eso a mi habitación en el oeste de Sídney con los viejos posters en la pared.

Había una actitud diferente para con nuestra banda en Australia, especialmente en ese momento. No habíamos hecho nada allí por un tiempo y parecía que había un poco de negatividad hacia nosotros. Supongo que porque aún no habíamos lanzado un disco completo ahí y habíamos estado fuera por tanto tiempo. Aunque recientemente la respuesta ha sido mucho mejor, y estoy feliz por eso porque es de dónde somos y por todos nuestros fans allí.

Lo primero que hice cuando regresé fue ponerme al corriente con mi familia y nuestro perro, Molly. Amaba estar en casa haciendo nada. Era agradable hacer cosas normales. Claro que fue una gran experiencia hacer todas esas locuras con la banda – hacer música, vivir en Los Angeles, dar conciertos por el mundo – pero era agradable tener algo de normalidad, y ver a mi familia y amigos, algo que nos trajera de regreso a la Tierra. De algún modo aún se sentía un poco surreal cuando estaba lejos de casa.

Pronto estábamos dando conciertos. Esta vez se sintió más especial porque habíamos crecido mucho como banda y ahora estábamos de regreso en casa dando conciertos. Hicimos que nuestras familias vinieran y ahora pudieron ver que nuestra banda era algo real. Sentimos que les estábamos probando que lo que hacíamos era real. No nos habían visto en mucho tiempo porque habíamos estado del otro lado del mar. Por suerte estaban orgullosos y pudieron ver que todo el tiempo que pasamos ensayando y diciendo que queríamos estar en una banda había valido la pena.

Aunque nos causó muchos nervios. Me pongo muy nervioso cuando toco frente a mi familia – incluso ahora. Creo que son mis hermanos quienes lo hacen tan difícil. Son constructores y carpinteros, y son bastante viriles – tienen trabajos masculinos. Deben pensar que lo que hago es bastante extraño.

CALUM:

Las audiencias fueron geniales en Sídney y por toda Australia. Estuve en casa por una semana y fue surreal. De gira suelo despertarme y checar mi agenda primero. Sé que hago esto, esto y aquello. Cuando fui a casa fue como “¿Qué hago ahora?” Solo pasé el rato con mi familia y fue genial. Mi mamá hace el mejor espagueti.

Lo divertido es que después de un día en casa me aburrí así que le hablé a Michael. Debía de estar harto de él. Debía estar harto de todos estos chicos, pero no lo estaba. No estoy seguro del por qué. Supongo que es porque somos muy buenos amigos.

MICHAEL:

La primera vez que mis padres me vieron tocar un concierto real fue en la Allphones Arena en Sídney con la gira de One Direction. Habían ido a muchos conciertos allí – como los Rolling Stones y otros – así que me sentí muy orgulloso ¡porque ahora yo estaba tocando ahí! Fue increíble. Era la primera vez que me veían en un año y fue genial verlos bailar por nuestra música.

Es extraño cómo es que te sientes igual cuando regresas a casa, sin importar cuánto tiempo has estado lejos. Tuvimos dos días libres, y sólo me quedé en la casa, cené con mis padres, y fui a dormir. Es exactamente lo que hacía antes de irme. Espero que eso nunca cambie. Siempre pienso que cuando voy a casa, voy siendo mi yo más joven. Definitivamente es cómodo estar en esos ambientes cuando has estado lejos por tanto tiempo.

Creo que antes de irnos, nuestro hogar parecía muy aburrido. Pero ahora mi casa es la mejor. La aprecio mucho más.

ASHTON:

Estaba muy preocupado de que a mis padres no les gustara la música cuando vinieron a vernos. Todo el tiempo estuve pensando ¡Oh, es mejor que no diga groserías en el escenario! Pero al final fue igual que cuando vinieron al primer concierto de 5SOS, que tuvo 200 personas de audiencia. Les sorprendió en ese tiempo, y les sorprendió de nuevo ahora.

Fue una locura el modo en que las cosas crecieron. Dos años y medio antes habíamos estado en el garaje de Michael con latas de pintura en todos lados. Era algo sucio, teníamos la batería llena de polvo y amplificadores del tamaño de una caja de cartón, que sonaban horrible. Ahora fuimos a rockear en Allphones Arena en Sídney. Algo bastante loco para nosotros cuatro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s